Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

11.20.2009

Algunas actitudes para ayudar a los demás

Cuando alguien necesita expresar lo que le preocupa busca ayuda y comprensión en la familia, pareja o amigos, pero muchas veces se siente defraudado ya que no existe una buena interrelación. Cuando empieza a explicar su problema a menudo antes de finalizar la narración, el escuchante le interrumpe y le dice que no se preocupe, que su situación ya cambiará, que a lo mejor si hubiera actuado de otra manera su situación sería otra, que el tiempo lo cura todo, que por lo sucedido no debería sentirse tan afligido, que se tendría que tranquilizar y no angustiarse, o cosas similares. Esta clase de consejos, en lugar de ayudar empeoran la situación de quien necesita ayuda.

Cuando se explica algo que nos angustia, que nos digan que no hay para tanto, que no nos lo tomemos de esta manera, que la vida sigue o cosas parecidas, no nos hace sentir mejor, al contrario, además de seguir con nuestra angustia nos encontramos con la incomprensión de los otros, nos damos cuenta de que no han entendido en absoluto el que nos pasa, nos sentimos defraudados y más solos.

Cuando queremos ayudar (no aconsejar) a alguien que nos explica sus inquietudes es necesario escuchar atentamente, tenemos que dejar de lado nuestras preocupaciones para concentrarnos en lo que la otra persona nos está explicando, tenemos que poner nuestro máximo interés para comprender su intención, sus sentimientos y sus palabras, se ha de tener en cuenta tanto el lenguaje verbal como el corporal.

Para que haya una buena interrelación es necesario:

Buena empatía, sólo con ponernos en el lugar del otro ya lo conseguiremos.

No juzgar los comportamientos, los pensamientos y las actitudes de la persona, aunque nosotros creamos que no son los correctos.

No interrumpir el discurso, daríamos signos de poco interés por lo que nos está explicando.

No mirar el reloj, estaríamos dando a entender que tenemos prisa y que no nos importa mucho su problema.

Estar relajado para el que nos explica la preocupación se sienta cómodo, que no molesta y que le comprendemos.

Ser auténtico, se ha de ser coherente entre lo que se dice y se piensa.

Estar atento y mostrar interés, da confianza al interlocutor y facilita que siga explicando sus preocupaciones.

Preguntar si tenemos alguna duda, le demostrará que hemos prestado interés a lo que nos ha dicho y podrá expresar mejor sus sentimientos.

Respetar los silencios, tener paciencia y no empezar a expresar nuestros pensamientos si en medio del relato ha habido una pausa. Los silencios pueden ser indicativo de un bloqueo o que se busca la mejor manera de expresarse para hacernos comprender mejor la problemática.

Repetir el mensaje, cuando se reproduce el mensaje recibido con otras palabras, damos a entender que hemos entendido, valorado y sentido lo que nos han querido expresar, al mismo tiempo que la persona que ayudamos toma conciencia de lo que ha expresado.

Hacerle ver el problema de forma realista es conveniente pues la persona que pasa una crisis emocional, es fácil que se cree su propio mundo y no vea la realidad tal y como es.

Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.