Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

9.27.2010

Violencia verbal con la pareja

La violencia verbal es una agresión hacia los más próximos, principalmente hacia la pareja. Es una violencia que a simple vista no se ve como el maltrato físico, pero sus efectos también causan mucho dolor y angustia.

La persona abusadora verbal controla y manipula a su pareja, la desorienta y la frustra emocionalmente sin admitir sus manipulaciones y sin pensar en el daño que están causando sus abusos verbales.

El abuso verbal es una táctica para mantener el control y el poder sobre la otra persona, es una actitud de prepotencia hacia la víctima. El desasosiego en la relación se debe principalmente a una comunicación deficiente, esta falta de entendimiento provoca la discusión y el maltrato verbal. La victima piensa que es la culpable de la disputa, cree que posee una gran incapacidad para la comunicación provocándole confusión, angustia y sentimientos de inseguridad y de culpabilidad, se siente responsable por la falta de comprensión de su pareja, por haberlo hecho enfadar y perder el control y por no saber comprender sus puntos de vista. La víctima, a causa del sentimiento de culpa, cree que es merecedora de las agresiones.

La violencia verbal: la humillación, la crítica destructiva, la manipulación, la intimidación… se realiza en privado casi nunca en público. Este doble comportamiento desorienta mucho a la víctima. La autoestima de la víctima con el tiempo se va deteriorando y cada vez es más difícil que reconozca el abuso verbal. Una de las causas por la que baja la autoestima es la poca valoración que hacen de nosotros las personas que consideramos importantes, sobre todo, las de nuestro entorno más inmediato, si la persona abusadora verbal es la pareja, en cada momento tendremos la idea de que somos inferiores a ella, que con nuestras torpezas comunicativas la enojamos y por lo tanto, tiene todo el derecho a hablarnos agresivamente.

El poder de la persona abusadora deriva de su autovaloración, del sentido de superioridad y de la necesidad de prevalecer. Las personas abusadoras suelen ser extremadamente autoritarias, irritables, competitivas con la pareja, impredecibles, violentas, hostiles, críticas, manipuladoras, sin empatía y despreciativas.

Las víctimas de agresiones verbales, con el tiempo aprenden a tolerar y a asumir este tipo de relación violenta de su pareja sin apenas percibirla. Al no ser conscientes de la violencia encubierta de la que son víctimas, creen que cambiando su actitud podrá mejorar la comunicación agresiva y mejorará su relación, pero con el tiempo se dan cuenta que este pensamiento era erróneo, que con su cambio de conducta no se ha modificado nada. Las víctimas con este tipo de relación van perdiendo el propio sentido de su valía, de su autoestima, se sienten confundidas e impotentes para encontrar la forma de comportamiento que no disguste a su pareja. Solamente podrá haber un cambio de la actitud violenta cuando la víctima tome conciencia de que el problema no es que ella no sea lo bastante comprensiva, tolerante y que no sepa mantener una conversación coherente con su pareja; el cambio de comportamiento agresivo vendrá cuando la víctima sienta que está maltratada verbalmente, de que la relación de pareja se basa en el dominio, en el desprecio, en la burla, en conductas destructivas, en el control y en la desigualdad.

El negar el maltrato puede bloquear todos los esfuerzos para detener el abuso verbal en una relación. El reconocer que hemos sido víctimas de cualquier acto agresivo nos ayudará a ver la realidad en la que vivimos, a no sentirnos responsables del maltrato; no dudaremos de nuestros sentimientos y dejaremos de creer que somos los causantes de las agresiones. Nos sentiremos emocionalmente más fuertes y positivos y tendremos la posibilidad de pedir ayuda a un profesional para que nos ayude a encontrar nuestra autoestima, nuestra propia realidad y nuestros sentimientos.


Georgina Bermejo

1 comentario:

  1. Esto me recuerda al libro de Eric Fromm "Miedo a la libertad", donde explica la relación socialmente aceptada entre el sádico y el masoquista!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.