Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

1.08.2010

MECANISMOS DE DEFENSA
Los mecanismos de defensa son de gran utilidad en los seres humanos. Nos ayudan a mitigar el dolor producido por acontecimientos que nos desbordan y dominan. Son mecanismos psicológicos inconscientes que reaccionan ante las frustraciones y conflictos emocionales no resueltos, defendiéndonos de la ansiedad que estos nos provocan. Su finalidad es eliminar o atenuar el sufrimiento de cualquier malestar psíquico para poder seguir viviendo sin angustia, según nuestras normas y costumbres sociales. Son utilizados de forma automática ante peligros intrapsíquicos y extrapsíquicos o ambientales.

Los mecanismos de defensa al disminuir o eliminar la angustia ante un hecho desagradable, podemos pensar que el conflicto que nos provoca esta angustia está resuelto o que ya no existe, pero no es así, el problema psíquico continua, sólo lo hemos ocultado por un tiempo con el mecanismo de defensa utilizado y, a la larga, puede producirnos trastornos y somatizaciones.

Para la escuela psicoanalítica los mecanismos de defensa se originan cuando la parte inconsciente del YO ha de mantener alejados y rechazar de la consciencia, para evitar angustia, los impulsos que le son desagradables, dolorosos, inaceptables o prohibidos que le provienen del ELLO.

Sigmund Freud, creador del psiconalálisis, primero dividió la estructura de la mente en inconsciente, preconsciente y consciente. Posteriormente y desde el punto de vista topográfico creó un segundo esquema basado en los conceptos del ELLO, SUPER-YO y YO. El ELLO es totalmente inconsciente, en esta parte se encuentran los impulsos instintivos y heredados, es ilógico y amoral se rige por el denominado principio del placer. El SUPER-YO se encuentra en la parte denominada preconsciente de la psique, es mayoritariamente inconsciente con algo de consciente, la parte inconsciente es ilógica, la parte consciente está compuesta por las normas morales y culturales, se rige por el principio del bien. El YO es de las tres partes de la psique que en su estructura tiene más campo consciente, es lógico y se rige por el principio de la realidad.

La interacción del principio del placer (ELLO) buscando la satisfacción y el principio de la realidad (YO) haciendo que el sujeto se adapte al mundo real, es lo que produce los llamados dinamismos de defensa con el fin de eliminar o atenuar el malestar producido por tales interacciones.

Todas las personas disponemos y utilizamos mecanismos de defensa. Su grado de utilización variará en personas "normales", neuróticas o psicóticas.

Existen diversos tipos de mecanismos de defensa. Según de que tipo de proceso angustioso nos queramos proteger, utilizaremos un mecanismo de defensa u otro.

Tipos de mecanismos de defensa
De represión: Consiste en reprimir al inconsciente, para evitar sufrimiento, algún contenido consciente que resulta muy doloroso y angustioso. Si no se ha podido reprimir toda la carga emocional, volverá al campo consciente en forma de síntoma.
De desplazamiento: Consiste en desplazar, por vías asociativas, la carga afectiva que originan los problemas internos dolorosos hacia otros objetos. Esta carga afectiva, gracias al desplazamiento, encuentra una nueva forma de expresión para poder manifestarse.
De formación reactiva: Consiste en conductas cuyas actitudes son la antítesis de lo que se desea. Son conductas surgidas por un conflicto entre el sentido moral y una tendencia inaceptable.
De proyección: Consiste en atribuir inconscientemente a los otros los deseos o impulsos indeseables que nos rechazamos a nosotros mismos.
De aislamiento: Consiste en la ruptura de las conexiones asociativas para huir de la situación de tensión que provoca un pensamiento o de un acto, aislándolo de su contexto y de su soporte afectivo.
De negación: Consiste en negar la realidad. No reconocer, para protegerse, los hechos reales y dolorosos causantes de la ansiedad. Es un engaño a sí mismos.
De anulación: Consiste en suprimir mágicamente un acto o pensamiento doloroso por medio de otra acción. A través de un acto se trata de anular el efecto de otro acto.
De introyección: Consiste en incorporar o reelaborar en nuestro psiquismo rasgos y conductas de la personalidad de otras personas.
De regresión: Consiste en un retorno, más o menos duradero, a actitudes o comportamientos característicos a alguna etapa de edad anterior.
De intelectualización: Consiste en distanciar y controlar emociones y conflictos psíquicos, por medio de discursos y formas de vivir exageradamente intelectualizados.
De conversión: Consiste en expresar en forma simbólica una emoción o situación dolorosa. Esta expresión simbólica se realiza a través de manifestaciones corporales.
De sublimación: Consiste en derivar una energía instintiva, considerada inapropiada, hacia un fin socialmente aceptado.
De identificación: Consiste en modelar la conducta, total o parcialmente, según los patrones de otras personas más importantes. La personalidad se forma mediante una serie de identificaciones.
De racionalización: Consiste en crear razones y argumentos lógicos para justificar ciertas conductas cuyas verdaderas razones se ignoran. La persona se da a sí misma explicaciones que no son verdaderas, pero que le sirven para convencerse de algo y evitar aquello que le provoca la ansiedad.
De simbolización: Consiste en que un objeto reprimido es representado por otro objeto o situación.
De fantasía: Consiste en huir de sucesos desagradables por medio de fantasías. Sería lo que se llama soñar despierto.

Georgina Bermejo