Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

7.12.2010



LA PAREJA

¿Alguna vez nos hemos preguntado, por qué nos gusta este tipo de hombre o de mujer?
Para encontrar respuesta a esta pregunta nos tenemos que ir a nuestra edad más temprana.

Desde nuestra primera infancia desarrollamos los vínculos afectivos con los que nos relacionaremos en edades más avanzadas. De niños nos vamos introyectando los comportamientos de los padres o personas más significativas que tenemos a nuestro lado. De pequeños los padres nos dan seguridad y los vemos cómo héroes debido a nuestra fragilidad y dependencia, ellos serán el modelo para nuestro desarrollo. El patrón de su comportamiento lo vamos guardando en la memoria y basándonos en esta influencia a base de características físicas y psicológicas, iremos estructurando nuestra predilección de pareja. Si durante la infancia los vínculos afectivos con los cuales vamos creciendo son saludables, creceremos emocionalmente sanos y desarrollaremos una buena autoestima favoreciendo las relaciones personales. Si, por el contrario, de pequeños hemos vivido en un ambiente hostil, no nos desarrollaremos emocionalmente de forma satisfactoria y careceremos de autoestima, privándonos tener la capacidad para relacionarnos satisfactoriamente con los demás.

Cuando no somos felices con la pareja nos extrañamos del porqué la escogimos para compartir nuestra vida. Cuando sucede esto, podríamos pensar cuales son las características que no nos gustan y que parecidos tiene nuestra pareja con los cuidadores de nuestra infancia. Hay personas que se separan y cuando encuentran una nueva pareja se dan cuenta de que no es cómo esperaban, que se parece demasiado de la que se habían separado. Estas personas no se han dado cuenta que vuelven a buscar y a repetir los mismos patrones de comportamiento que habían aprendido como buenos en la niñez y que en la edad adulta les son perjudiciales. Después de una separación sería conveniente hacer un trabajo de crecimiento personal para no repetir los mismos errores.

Cuando se vive en pareja, pueden surgir complicaciones debido al afán de poder y de dominio que quiere ejercer el uno sobre el otro. Pueden manifestarse desavenencias por sentimientos de posesión y celos desmesurados; los fantasmas de traición, de abandono y miedos obsesivos a perder la pareja pueden llevar a situaciones violentas. Aparecen también dificultades debido a que no se respeta la diversidad de gustos, de opiniones, de maneras de hacer. En ocasiones, hay actos de la pareja que nos irritan desmesuradamente y nos impulsan a hacer comentarios agresivos, en estos casos tendríamos que pensar si es verdaderamente nuestra pareja la que nos provoca esta rabia o si esta rabia, que dirigimos hacia ella, va destinada hacia otra persona o incluso hacia nosotros mismos.

Con frecuencia las relaciones de pareja se tiñen de un amor maternal o patriarcal que no tiene nada que ver con el verdadero amor, aunque de este tipo de relación se pueda pensar lo contrario debido a que uno siempre está cuidando y protegiendo al otro. Este estilo de comportamiento sólo sirve para frustrar la libertad y crear dependencia.

Sería muy importante que cuando no tengamos un buen equilibrio emocional con la pareja, sea por el motivo que sea, reflexionáramos y miráramos de conocernos mejor. Cuanto más nos conozcamos emocionalmente, nuestras relaciones personales serán más adecuadas, honestas y libres. No habrá chantajes emocionales, reproches ni sentimientos de culpa y sumisión. Estaremos más seguros de nosotros mismos y nuestros sentimientos serán estables, dándonos esta estabilidad más seguridad para relacionarnos con los demás de forma auténtica y poder encontrar la pareja adecuada.

Si durante nuestro desarrollo emocional hemos vivido en un ambiente amoroso, nuestra relación de pareja se basará en el cariño. Las relaciones afectivas nos dan seguridad, confianza y se refuerzan los lazos de apego sin ser dependientes. No habrá ni manipulador ni manipulado, tampoco la necesidad de proteger ni de ser protegido. Siempre se buscará el equilibrio emocional respetando las diferencias. El cariño favorece la salud física y psíquica, aumenta la autoestima, y nos da las fuerzas necesarias para ser capaces de luchar contra cualquier adversidad.

Para mantener una buena relación de pareja, hemos de ser capaces de saber expresar nuestros pensamientos y opiniones sin miedos y sin temores a ser juzgados. Para evitar situaciones dolorosas es muy importante tomar conciencia del problema que las crea. Se ha de dialogar y analizar de forma objetiva los sucesos problemáticos sin violencia y sin crear desencantos ni frustraciones por parte de nadie, con el objetivo de entenderlos y poder descubrir posibles soluciones, de esta manera podremos ir guiando el destino junto con la persona amada. También es muy beneficioso en las relaciones afectivas contar con el factor sorpresa; se ha de ser creativo e imaginativo y siempre que sea posible huir de la rutina.

Las relaciones de pareja necesitan de un esfuerzo común para irse ajustando periódicamente y poder responder a los cambios y exigencias que nos impone la vida.


Georgina Bermejo