Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

7.07.2011

El Miedo

¿Quién no ha sentido miedo en algún momento de su vida por situaciones ya sean reales o imaginarias? El miedo es un mecanismo de supervivencia que llevamos en nuestros genes, lo poseen tanto los seres humanos como los animales. Este sentimiento es la respuesta del organismo ante peligros concretos y verdaderos.

El sistema límbico, que está en el cerebro, es el encargado de localizar donde está el peligro, de regular las funciones de conservación de la especie y de controlar las emociones básicas como el miedo, ayudándonos ha reaccionar adecuadamente ante las situaciones peligrosas.

Hay miedos provocados y relacionados con la propia historia sociocultural y que no tienen nada que ver con los miedos heredados genéticamente. Cada cultura tiene sus propias normas y comportamientos y el miedo muchas veces forma parte de estas normas sociales. Estas reglas se van aprendiendo desde pequeños, se va creciendo con ellas y van a formar parte de nuestra personalidad. Estos temores, impuestos para socializarnos, sino están bien resueltos nos provocarán inmadurez emocional. La intensidad con que vivamos los temores y la actitud como nos afrontemos a ellos de adultos, dependerá del modo que se solucionaron en nuestra infancia.

El miedo nos ayuda a conocer donde está la amenaza y a ser prudentes, es un sentimiento necesario que nos permite detectar situaciones peligrosas y amenazantes. Este sentimiento preparara el organismo para poder reaccionar y buscar las salidas a las situaciones embarazosas, ayudándonos a evitar o a salir del peligro satisfactoriamente. Gracias a él, hemos aprendido a localizar los peligros y las situaciones dañinas.

El miedo es temor a algo concreto y está provocado por causas auténticas, como por ejemplo cuando nos encontramos delante de un animal peligroso o ante un suceso inesperado como encontrar la puerta de casa abierta. El miedo nos hace reaccionar con efectividad y rapidez ante situaciones peligrosas. A medida que se identifica el peligro, disminuyen las incertidumbres y la ansiedad inicial se transforma en miedo, es entonces cuando surge la conducta de afrontamiento o huida, dependiendo del tipo de amenaza frente a la que nos encontremos, pero siempre de forma proporcionada y racional.

Ante situaciones peligrosas nos alarmamos y nos sentimos tensos, inquietos, turbados y activamos los mecanismos de alerta. El cerebro estimula inmediatamente los dispositivos de emergencia que nos permiten protegernos y eludir o vencer el peligro. Muchas actividades del cuerpo se activan y provocan cambios fisiológicos como:

-aumento de la frecuencia cardiaca, tensión muscular y glucosa sanguínea,
-dilatación de pupilas,
-aumento de la sudoración,
-vasodilatación de músculos, hígado, corazón y tejido graso,
-broncodilatación y vasoconstricción en vísceras abdominales, riñón y piel.

La empatía hace que también podemos sentir miedo cuando percibimos que se amenaza a familiares, amigos o incluso a desconocidos. También lo sentimos ante situaciones que no son de nuestro entorno más inmediato. Los humanos tenemos la capacidad de sentir compasión hacia quienes sufren, los conozcamos o no y la aptitud para comprender con afecto el sufrimiento de los demás.

También hay otra clase de miedo que es producido por causas injustificadas y ficticias, este miedo sin que aparezcan motivos reales para sentirlo se denomina ansiedad.

El miedo y la ansiedad nos influyen desde la infancia en nuestra existencia cotidiana. Sino somos conscientes de ellos muchos de nuestros comportamientos estarán guiados por estos sentimientos y no podremos llegar a realizarnos totalmente.

El miedo no debe entenderse como un sentimiento negativo sino todo lo contrario. Tener un cierto miedo nos hace ser prudentes y se pueden evitar riesgos. Este sentimiento nos ayuda a ponernos en alerta, a protegernos y a hacer frente a las situaciones que pueden amenazar nuestra integridad física y mental. Cuando no se siente ningún tipo de temor podemos poner en peligro nuestra vida y la de los demás.


Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.