Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

10.14.2011

DISCUSIÓN Y RECONCILIACIÓN

¿Por qué nos cuesta tanto después de una discusión dar el primer paso hacia la reconciliación?

Después de una discusión el que busca primero la reconciliación tiene la sensación de que es el derrotado, que la persona con la que se ha discutido ha ganado la batalla dialéctica. Teniendo esta percepción de los hechos, la autoestima está baja y es muy difícil encontrar la forma de arreglar las cosas, ya que el que cede tiene la percepción de vencido. Este razonamiento no es el más apropiado, el primero en buscar la reconciliación no es necesariamente el que no tiene la razón, puede ser el que ha madurado más emocionalmente, por lo que es más considerado en respetar la opinión y el proceder de los demás.

El respeto hacia las personas se consigue cuando se ha crecido emocionalmente para
no tener dependencia afectiva, no necesitar dominar a nadie, tener autoestima para no esperar la aprobación de los demás y ser objetivo para ver la realidad de cada uno y no la imagen que nos hemos podido crear. Ser respetuoso con comportamientos u opiniones distintas a las nuestras, no implica ni sumisión ni que no se tenga criterios propios, significa tener la capacidad emocional para poder ver y comprender como son los demás para podernos realizar sin sentirnos agredidos y sin temores a malas críticas.

Hay discusiones de pareja provocadas porque uno es más dominante que el otro. El que domina es más autoritario e intransigente, le cuesta respetar opiniones y conductas diferentes a las suyas, desea y necesita inconscientemente que todo se haga según sus normas y costumbres, aunque sean cosas sin importancia como el modo de poner la mesa, trabajar en el ordenador, conducir el coche, etc. Cuando no se puede ser flexible a conductas distintas a las nuestras puede ser debido a que hemos ido aprendiendo, en nuestra infancia, comportamientos inseguros, obsesivos y autoritarios de nuestros padres. Estas conductas provocarán que crezcamos inmaduros, con inseguridades y con miedos impidiéndonos desarrollar la autoestima. Estas conductas van a formar parte de nuestra personalidad y de adultos, cuando no consigamos que se proceda como lo haríamos nosotros nos provocará inquietud, sentimiento de inseguridad y nos sentiremos agredidos si no tenemos éxito en la práctica de la dominación. Para compensar los sentimientos de inferioridad y evitar que se detecten nuestros miedos, frente a comportamientos y opiniones distintas a las nuestras, nos vemos obligados a no ser respetuosos hacia otras conductas y es probable que subamos el tono de voz y procedamos de manera agresiva, provocando una discusión por nuestra falta de intransigencia y objetividad, originando finalmente que se produzca el enfado.

Cuando una pareja hace bastantes años que conviven pueden surgir enojos debido a que cada uno puede intuir el comportamiento o la reacción del otro y, muchas veces, se intuye mal. Delante de una determinada actitud, se espera que la pareja reaccione enfadándose como siempre lo ha estado haciendo, pero hay veces que la pareja no responde como se había previsto, su respuesta ante la situación planteada no ha sido la misma, ha habido un cambio para evitar polémicas y enfados, Pero este cambio de actitud la pareja no lo ha percibido y ha entendido y vivido la respuesta como se había imaginado, con enojo y agresión, ha oído lo que esperaba y estaba dispuesto a oír, una respuesta provocadora.

Intuir las respuestas de la pareja nos impide darnos cuenta de los cambios de su conducta, no saber escuchar de forma objetiva nos predispone a oír y ha esperar la misma reacción de la pareja aunque sea otra. Tendríamos que hacer un esfuerzo para aprender a escuchar sin trabas emocionales, con la finalidad de evitar que hayan malos entendidos, discusiones y enfados.

Si tomamos conciencia que hay enfados provocados por comportamientos nocivos aprendidos en nuestra niñez, por nuestra baja autoestima, por imaginarnos una respuesta equivocada o por no saber escuchar, sería muy beneficioso dar el primer paso para evitarlos, pararlos a tiempo o buscar la reconciliación. Tener la iniciativa no significa no tener la razón y aunque no la tuviéramos, haciendo el esfuerzo para paliar la situación daríamos un gran paso hacia el crecimiento emocional.


Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.