Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

4.07.2012

Ansiedad Patológica

Todas las personas en ciertos momentos sentimos un grado moderado de ansiedad, es un estado emocional y necesario para la correcta adaptación al medio que provoca angustia, permitiéndonos afrontar las situaciones amenazantes de forma efectiva. Se puede reaccionar con ansiedad ante acontecimientos estresantes que crean una dificultad puntual para desarrollar nuestras actividades cotidianas, como por ejemplo una separación de pareja o un despido laboral, a este estado ansioso se denomina trastorno adaptativo ya que no alcanza la intensidad para ser un trastorno de ansiedad y nos ayuda a afrontarnos a sucesos concretos de nuestra vida. También puede ocurrir, que los síntomas de ansiedad puedan estar provocados por enfermedades físicas o por el consumo de fármacos, drogas o sustancias dietéticas, en estos casos puede haber un trastorno de ansiedad o no, dependiendo de cada persona y de las circunstancias que concurran. La ansiedad prepara el cuerpo hacia la situación inquietante mediante la activación fisiológica, básicamente a nivel del sistema nervioso simpático, para proteger el organismo y asegurar nuestra supervivencia. Nuestro organismo está preparado para aprender a sentir miedo y ansiedad en determinadas circunstancias, para poder prevenir, controlar y buscar respuestas a situaciones peligrosas.

De pequeños, nuestros padres para impedir peligros nos enseñaban a sentir miedo ante circunstancias, personas o animales que podían llegar a ser amenazantes para nuestra integridad física. En el transcurso de nuestra vida, aprendemos a temer las situaciones relacionadas con peligros reales, también a través de nuestra propia experiencia y de la de los demás vamos aprendiendo a estar alerta ante situaciones peligrosas, el solo hecho de que alguien nos comente o veamos un accidente al cruzar una calle, ya hace que estemos muy atentos cuando la tenemos que cruzar. Hay otros factores externos que nos pueden producir un estado emocional estresante, inesperado y tenso como: crisis de identidad personal, situaciones temibles de larga duración, problemas afectivos, laborales o financieros, en resumen, todos aquellos problemas producidos por estímulos externos que presentan alguna amenaza para generarnos ansiedad pero que no tienen la intensidad suficiente para producirla, sin embargo nos crean puntualmente una dificultad para desarrollar nuestra vida cotidiana. Este tipo de ansiedad provocada por factores externos se denomina ansiedad exógena y es el estado emocional anterior a la ansiedad endógena.

Cuando la ansiedad o el miedo dejan de funcionar para prevenirnos de accidentes y demás desastres produciendo falsas alarmas y alertándonos hacia estímulos inofensivos, en este caso nos adentramos en el amplio campo de los trastornos de ansiedad y este tipo de ansiedad de denomina endógena, y proviene de los sentimientos y emociones más internas, quien la sufre desconoce su causa. En la ansiedad endógena se mezcla lo somático con lo psíquico. Cada trastorno se refiere a un conjunto característico de síntomas y sensaciones que suelen aparecer en la misma persona.

Así como el miedo es una emoción que provoca ansiedad, está producido por algo externo, tiene una función protectora y nos ayuda a adaptarnos a nuestro medio, la ansiedad patológica se caracteriza por tener a la ansiedad o el miedo como elementos principales de nuestra vida cotidiana. Es un temor interno y oculto y la persona que lo sufre desconoce la causa que lo provoca provocándole un desgaste tanto emocional como físico muy fuerte.

La ansiedad patológica es un miedo a algo desconocido y que nos paraliza, se vive como una sensación difusa de angustia o miedo y deseo de huir, sin que quien lo sufra pueda identificar claramente el peligro o la causa de este sentimiento. La ansiedad se vive como un peligro vago pero inminente que nos induce siempre a un estado de alerta del organismo y a un estrés permanente ante el cual, la persona se encuentra desarmada e impotente, produciéndole un sentimiento confuso de inseguridad y generándole un estado de preocupación que a menudo se vuelve cíclico, viéndose alteradas sus actividades sociales, familiares y laborales. La ansiedad patológica se acompaña de síntomas somáticos de tensión o disforia, se asocia a las sociedades avanzadas debido a la alta competitividad, responsabilidades, adaptación a nuevos cambios y situaciones, etc. Esta ansiedad patológica es el resultado de problemas de diversos tipos a los que se enfrenta la persona en su vida cotidiana, y sobre todo de sus ideas interiorizadas acerca de sus problemas, se relaciona con la anticipación de peligros futuros, indefinibles e imprevisibles.

Los principales trastornos de ansiedad son:

- Trastorno de pánico
- Agorafobia
- Fobia social
- Fobias específicas
- Trastorno obsesivo compulsivo
- Trastorno por estrés agudo
- Trastorno por estrés postraumático
- Trastorno de ansiedad generalizada


Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.