Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

5.07.2012

VEJEZ Y MIEDO A LA MUERTE

Hay personas que tienen miedo a la vejez porque temen la muerte,  no saben envejecer y viven abstraídos en el pasado idealizándolo para evadir frustraciones del presente y poder evitar e ignorar pensamientos sobre la muerte. Ocultar o negar la muerte es un mecanismo de defensa, es una forma de protegernos para ocultar una verdad irremediable. La idea de la muerte puede causar angustia si no se ha conseguido una madurez emocional.

La angustia se provoca por un miedo a algo desconocido, difuso, incierto… Durante la vida podemos vivir episodios angustiosos porque estamos expuestos a tener que vivir experiencias nuevas que nos conduzcan hacia estados de incertidumbre, inestabilidad o  inseguridad y estos cambios nos pueden producir angustia. La muerte aunque sea una certeza y no debiera producir angustia, pensar en ella tanto de uno mismo como de las personas que se quieren puede provocarla debido a creencias y simbolismos en que nos educaron y a nuestra falta de reflexión sobre ella.

En nuestra cultura la muerte es trágica y lo más común frente a ella es ignorarla para no afrontarla, pero esta actitud de huída sólo lleva al fracaso, sólo sirve para  que no aceptemos la vejez enmascarándola con comportamientos inapropiados. Cuando nos aparece la idea de muerte, tendemos a esquivarla para no pensar en ella, siempre hay temas más inmediatos, importantes e urgentes para reflexionar que no sea este pensamiento. Cuando se razona o se habla sobre la muerte, se tiene la sensación que ésta nos acechará más pronto y esta creencia, aunque conscientemente se sepa que es errónea, se evita porque inconscientemente se entra en contacto con las fantasías y supersticiones de la propia cultura aprendidas de pequeños. Hay culturas que la muerte no es un acontecimiento triste sino todo lo contrario, son sociedades que están convencidas de que existe una vida más allá de la muerte y más feliz que la presente.

 Actualmente vivimos acelerados y como si fuéramos eternos, a nuestra vida se le da un sentido muy superficial, los valores que se van introyectando son los posesivos  y sólo tenemos tiempo para preocuparnos de lo más inmediato y dejamos para tiempos  posteriores el buscar respuestas a inquietudes emocionales. El hecho de querer olvidar o huir de la muerte hace que se la tema, si por el contrario tomamos conciencia que forma parte del ciclo normal de la vida no la temeremos y podremos valorar y disfrutar más del día a día. Como más integrada tengamos la muerte en nuestra vida menos miedo nos producirá, si por el contrario la olvidamos, más la temeremos.   

El temor a la muerte no es siempre negativo, cuando va acompañado del instinto de conservación sirve para estimular la alerta y la reacción delante de un peligro que podría hacernos perder la vida. El sano temor a la muerte nos puede ayudar a vivir, pero el excesivo y el temido por nuestra inmadurez emocional puede hacernos vivir una vida con comportamientos dominados por el miedo, haciendo que no vivamos plenamente cada etapa de nuestra existencia.

En nuestra sociedad donde se sobrevalora todo lo externo tanto a nivel económico como corporal, los mínimos efectos de la edad en nuestro aspecto ya hace que vivamos pendientes de nuestro físico. Muchas veces le damos tanta importancia a la apariencia que nos olvidamos de cultivar nuestra mente y  alma, sólo pensamos en cómo disimular aquellas arrugas que van apareciendo y que son lógicas para la edad que se tiene.

El no saber envejecer produce malestar emocional provocando que la vida sólo tenga sentido cuando se pueden disimular o hacer desaparecer del cuerpo todo aquello que creemos que nos afea y que nos parece antiestético pero que es propio para la edad. Muchas veces, la obsesión por disimular la edad, va acompañada de comportamientos inapropiados.

Hay padres que imitan las conductas adolescentes de sus hijos y de esta manera tienen la sensación de que aún son jóvenes, pero no es así. Cuando se intenta negar la evidencia de la edad  se crea un ambiente nocivo de competitividad entre padres e hijos. Esta negación a envejecer sólo servirá para no comprender la ancianidad y vivir desdichados. Los sentimientos de pérdida de la juventud se han de saber sustituir satisfactoriamente por los correspondientes a cada edad, de esta manera nos iremos preparando poco a poco a vivir cada etapa de la vida disfrutándola plenamente y  preparándonos para la fase siguiente.


Georgina Bermejo


2 comentarios:

  1. Veo muchas opiniones sobre la vejez, la gran mayoria obvias y triviales, bla, bla, bla bla.
    Lo unico que se, que mi realidad es negar la vejez, y no poder asumirla.
    Hice todo tipo de terapias, pero nadie me puede convencer de lo inexorable con palabras de vida archisabidas, pero sigo sin aceptarlo en forma recurrente.
    Hablar y dictar consejos es fácil (Para el que no lo sufre), el problema es aceptarlo.
    Por algo se le llama Gerontofobia, algo no funciona bien, y ese algo no me lo saca nadie.
    Prefiero morir en mis 65 años, a la decrepitud de la vejez.
    Vi morir a mis padres de forma decadente e inhumana. No quiero pasar por lo mismo.
    Si la muerte fuese voluntaria (No por suicidio), ya lo hubiese hecho.
    Decidir....quiero morir hoy mientras duermo, y adiós problema.

    ResponderEliminar
  2. Es tu vida, y tu problema.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.