Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

6.04.2012

SUPOSICIONES


Cuando dejamos de expresar un pensamiento a alguien puede ser debido a que suponemos saber la respuesta de antemano y casi siempre pensamos que es negativa.  ¿Cuántas veces hemos creído que no valía la pena comunicar una idea a alguien porque considerábamos que no sería bien recibida? En esos momentos que no realizamos la acción nos basamos en supuestos que muchas veces no concuerdan con la realidad. Pocas veces dejamos de expresar un pensamiento si sospechamos  que la respuesta será satisfactoria y coincidirá con lo que habíamos previsto.

Cuando se supone la reacción de los demás ante un hecho, hay que tener en cuenta nuestras propias vivencias y en cómo vemos e intuimos  aquella persona. Nos basamos para figurarnos su respuesta en lo que nos ha podido expresar ella misma en un determinado momento de su vida y en cómo nosotros hemos procesado esta información.  Ante una misma o nueva situación, esperamos que tenga la misma actitud que pudo tener anteriormente y que guardamos en nuestra memoria, sin tener en cuenta que el tiempo, su entorno o su forma de vida han podido cambiar la reacción esperada por nosotros.

Según se vayan teniendo vivencias en nuestra vida,  iremos recopilando nuevas experiencias y hará que vayamos evolucionando. Nuestros comportamientos se basan en la acumulación de lo vivido y aprendido. Cuando decidimos no comunicar nuestros pensamientos a alguien es porque creemos que lo que le vamos a proponer puede que no sea de su agrado, suponemos la reacción que tendrá sin pensar en el margen de error que puede haber al no tener en cuenta los posibles cambios en su personalidad.

¿Por qué expresamos lo que imaginamos que será bien aceptado y obviamos lo que suponemos que no será aprobado? Cuando creemos que lo que queremos expresar será bien recibido, nuestra autoestima sube porque en cierta forma pensamos que aquella persona nos valorará más, se percatará que no nos es indiferente y que puede confiar en nosotros, ya que se ha beneficiado de nuestra información. También se piensa que en cierta manera puede sentirse en deuda con nosotros y esto nos tranquiliza por si alguna vez le tenemos que pedir un favor o ayuda.

Cuando esperamos un no por respuesta eludimos la información debido a que se puede sentir una frustración y un temor al abandono si no es bien recibida. El equivocarnos, en nuestra suposición, nos puede inquietar porque se cree que aquella persona puede cambiar su opinión hacia nosotros de positiva a negativa. Estos sentimientos se deben a que se vive como algo importante y beneficioso un hecho que los demás no  lo reciben como tal.

En el momento en que decidimos lo que puede ser más importante para los demás según nuestras deducciones, los dejamos sin la posibilidad de escoger su propio destino y con la probabilidad de perjudicarlos. Con esta actitud nos sobrevaloramos y a los demás los subvaloramos.

Todos estos pensamientos son erróneos. Cuando exponemos a alguien algo que creemos puede ser de su interés, lo hacemos porque queremos y no tenemos que esperar por su parte nada a cambio, ni sentirnos mal emocionalmente si no ha sido bien aceptado. En un caso y en el otro, ni nos tiene que subir la autoestima ni tampoco tenemos que sufrir un sentimiento de frustración. En toda relación sana se ha de actuar de forma natural y abierta aceptando las críticas sin enojos y los elogios sin exagerada autovaloración. Si se ha conseguido un equilibrio emocional se disfruta la vida sin ser dependiente, no se esperan gratificaciones de los demás ni nos afecta el poco afecto  que nos puedan dar.


Georgina Bermejo