Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

9.04.2012

COMO CREAR ESTADOS POSITIVOS


Cuando se acercan las vacaciones de verano se tiende a pensar que el estrés y las inquietudes acumuladas durante el año van a desaparecer, se piensa que este periodo servirá para descansar y recuperar la energía que se ha gastado durante el año, pero esto no es lo que acostumbra a pasar, algunas veces las vacaciones empiezan idealizándose y, muchas veces, en lugar de descansar continuamos estresándonos. Acomodarnos a cambios de hábitos como tener a los hijos en casa, nuevos horarios, estar con la pareja las 24h del día, cambios de residencia, viajes, no poder hacer todo lo previsto durante estas fechas, etc. hace que en lugar de haber repuesto las fuerzas necesarias y estar emocionalmente con energía y en estado positivo para empezar de nuevo con las ocupaciones, nos encontremos al terminar el periodo vacacional cansados y malhumorados. Este sería un buen momento para aprender a cambiar estados negativos y crear de positivos.
                                                                                
Los estados positivos los podemos crear de la siguiente manera:

-Hemos de enseñar a nuestro cerebro a enfocar lo positivo ya que le es más cómodo centrarse en lo negativo, para ello tendríamos que alimentarlo asiduamente con hechos actuales y recuerdos que nos proporcionen  alegría y bienestar.

-Cuando algo o alguien nos decepciona y nos enoja, tendríamos que saber valorar lo que nos desilusiona o nos enfada. Muchas veces nos disgustamos más de lo que merece el hecho en sí.

-Para evitar frustraciones no debemos esperar demasiado de los demás ni desear que nos den aquello de que carecen. Cuando se tienen expectativas hacia las demás personas sin tener en cuanta su personalidad nos pueden defraudar.

-En vez de sentirnos esclavizados e inmovilizados por todas las circunstancias adversas y frustrantes que nos han podido pasar, hemos de recapacitar y pensar el porqué nos sentimos así y aprovechar esas mismas situaciones como un estímulo para cambiarlas.

-Se ha de vivir conscientemente el presente para darnos cuenta y disfrutar de todos los momentos agradables que nos pueden pasar desapercibidos y rectificar y apartar de la mente los que no lo son.

-Atrevámonos  a hacer aquello que hemos ido postergando por nuestros miedos. El hacerlo nos dará valor y seguridad para realizar nuevos proyectos.

 -Para renovar nuevas energías y activar la mente, el salirnos de la monotonía y ser creativos es muy importante. No es necesario que nos impongamos grandes aspiraciones, con el solo hecho de cambiar pequeñas cosas como ir trabajo por un camino o transporte distinto, cambiar de menú, de diario y revistas,  hablar con personas que normalmente no lo hacemos, atrevernos a hacer un deporte o ejercicios gimnásticos nuevos, viajar, empezar aquel proyecto nuevo que nos quedó pendiente por nuestros miedos al fracaso, leer, etc. es suficiente para estimular la mente y renovar nuevas energías.

-Si nos preocupa alguna cosa al irnos a dormir, para evitar que nos surja este pensamiento en la cama y nos perturbe el descanso, tendríamos que escribir en un papel lo que nos produce el malestar antes de acostarnos con la intención de buscar la solución al día siguiente. De esta manera podremos dejar de pensar en la causa perturbadora.

-Cuando nos inquieta algo o alguien en lugar de no reconocer el problema, que es una forma de negarlo y de huir de él, hemos de concedernos unos minutos para pensar el porqué nos inquieta.  Este tiempo servirá para ver la situación más objetivamente y poder buscar una solución posible, sino se entrevé una salida no vale la pena obsesionarnos buscándola en aquellos momentos, ya que aunque existiera no la  descubriríamos por el estado angustioso en que nos encontramos. Al cabo de unos días es muy posible que encontremos una respuesta a nuestro problema por pequeña que sea.

-Hemos de aceptar que hayan personas que no nos comprendan en lo que digamos o  hagamos y esta incomprensión la hemos de admitir y no vivirla negativamente. Del mismo modo que nosotros, en ocasiones, tampoco comprendemos a los demás, no podemos pretender que siempre nos entiendan a nosotros. Cuando se es tolerante con la diversidad de pensamientos, nuestro comportamiento será más flexible y aceptaremos sin trabas las diferencias de pensamiento de los demás.


 Georgina Bermejo