Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

10.02.2012

LOS SUEÑOS (I)

La melatonina es una hormona que se secreta por la glándula pineal y es inductora del sueño, cuando oscurece el cuerpo y la mente se preparan para dormir. Durante el sueño el cerebro no deja de funcionar, conserva una capacidad de reaccionar a las estimulaciones sensoriales.

La mayor parte de las funciones de nuestro organismo están influidas por un ritmo circadianio, la vigilia y el sueño también tienen una organización circadiana. El ciclo circadiano abarca 24 horas divididas en ocho para el sueño y 16 para la vigilia, la alteración de estos ritmos a largo plazo tendría consecuencias nocivas para la salud.

 El sueño es un reparador del organismo y ayuda a consolidar aprendizajes, emociones e incluso puede ayudar a resolver alguna contrariedad. Cuando se sueña se pueden encontrar salidas a problemas que en vigilia nos es complicado verlas ya que mientras dormimos el cerebro, al entrar en contacto con pensamientos inconscientes sin trabas lógicas, nos puede  ayudar a acceder a algún tipo de información que conscientemente nos pasó desapercibida. Como mejor durmamos nos encontraremos más saludablemente y podremos ser más productivos durante el día.

Cuando dormimos soñamos, depende de lo que soñemos  favorecerá o perjudicará nuestro descanso. Soñar es un proceso mental involuntario que generalmente está relacionado con las experiencias vividas. Todo el mundo sueña repetidas veces durante la noche y es el último el que se recuerda con facilidad.

Los sueños son alucinaciones o sucesiones de imágenes, sonidos, sensaciones y deseos reprimidos que tratan de manifestarse o de hacerse conscientes de forma fragmentaria y fantástica mientras dormimos, normalmente están relacionados con la realidad y muchas veces resultan incomprensibles. La mayoría de los sueños los olvidamos con rapidez debido a que no tienen ningún fundamento racional y las escenas se suceden de forma caótica. Cuando se recuerdan fragmentos de un sueño intentamos dar algún sentido a estos recuerdos rellenando las lagunas con imaginación, para dar sentido a la historia.

En los sueños intervienen tanto factores somáticos como psíquicos. Los factores somáticos son las sensaciones corporales, (táctil, de dolor, de presión, acústicas, visuales, etc.) y normalmente son las que ponen en marcha la imaginación. Los factores psíquicos corresponden, por un lado a la memoria que es de donde  la imaginación extrae los datos para la elaboración de las escenas soñadas y por otro, el componente afectivo-emocional que acompaña a los sucesos ya vividos.

Los restos diurnos, los recuerdos, las actividades cotidianas, los lugares y emociones almacenados en la memoria sirven de estímulo y suelen ser el origen de la organización y de la manifestación onírica que generamos mientras dormimos.

El proceso del sueño sería el siguiente: una sensación durante el sueño REM, (fase del sueño donde hay movimientos oculares rápidos), evoca en la memoria escenas que tienen algo que ver con la sensación y, dentro de estas escenas, se reviven aquellas que, por su proximidad en el tiempo o su fuerte contenido afectivo-emocional, se recuerdan con mayor facilidad.

El soñar no siempre se hace durmiendo, también se puede soñar o fantasear despierto. El sueño diurno como el nocturno se constituyen por cumplimientos de deseos, pero hay una diferencia radical entre ambos, en la vigilia cuando se sueña se es consciente de que lo que se imagina no es real, mientras que el que duerme toma como reales las fantasías que sueña.

Cuando se sueña despierto siempre hay un hilo conductor de la imaginación, ya sea porque ésta empieza a trabajar a partir de recuerdos que son evocados por una situación o circunstancia externa en la que nos encontramos, o bien, porque conscientemente nos ponemos a imaginar, movidos sólo por circunstancias anímicas y no externas, en la dirección que nos interesa, en ambos casos hay un cierto orden lógico. Cuando la imaginación actúa durante la vigilia, las circunstancias ambientales y la propia voluntad de la persona son las que ponen en funcionamiento las fantasías.

Cuando soñamos durmiendo suelen ser las sensaciones corporales y los recuerdos o impresiones de los días anteriores los factores que inician el ensueño y le dan un determinado carácter y dirección a la narración. El relato del sueño aparentemente transcurre sin ningún orden ni sentido, las imágenes de las escenas se suceden de forma caótica, se mezclan rasgos de individuos, pueden aparecer personas fallecidas, hay saltos cronológicos y geográficos, recuerdos disfrazados, etc.

El soñar despierto puede ser productivo, siempre y cuando no sea excesivo, porque puede ayudar a realizar proyectos. Cuando se sueña despierto los guiones tienen mayor coherencia que cuando lo hacemos durmiendo. En ambos casos el soñar tiene que ver con deseos.

Los sueños se manifiestan de forma  simbólica. Para la psicología psicoanalítica los sueños tienen un sentido y significado ocultos. La misión del analista es descifrarlos ya que a través de ellos se manifiestan características afectivo-emocionales de la persona que los sueña y, también, quedan al descubierto la importancia que determinados sucesos tuvieron en su vida.


Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.