Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

5.02.2013

KATSUGEN


El Katsugen es una técnica japonesa basada en movimientos involuntarios del cuerpo para potenciar y mantener de forma natural el equilibrio del ser humano, esta técnica tiene la finalidad de poner al cuerpo y a la mente en contacto con su propia realidad. Con los movimientos involuntarios se van activando, gracias a la capacidad revitalizadora que poseen, las zonas orgánicas bloqueadas, renovando la movilidad de los tejidos y órganos, restableciendo el correcto funcionamiento de su actividad biológica. Este método armoniza y regula el equilibrio físico y psíquico mediante los movimientos corporales espontáneos e instintivos que se realizan.

Cuando hacemos ejercicio físico (gimnasia, natación, atletismo…) se van desarrollando las partes del cuerpo que vamos entrenando de forma consciente y voluntaria: los brazos, piernas, cuello, la cadera… el sistema nervioso voluntario controla todos estos movimientos, ya que somos conscientes de todo lo que estamos haciendo en cada ejercicio y también de que partes del cuerpo estamos moviendo. Cuando se practica el Katsugen es todo lo contrario, los movimientos de nuestro cuerpo son espontáneos e involuntarios, debido a que no damos ninguna orden consciente que facilite el movimiento corporal, a través de sus movimientos se desbloquean tensiones, las partes rígidas del cuerpo encuentran movilidad, fluidez y flexibilidad general, haciéndonos conscientes de nuestro estado corporal. Según nuestro estado anímico y físico los movimientos espontáneos serán más dinámicos o más estáticos.

El método Katsugen trata de suspender momentáneamente la acción del sistema voluntario para dejar que el organismo trabaje por si solo, sin darle órdenes. Un ejemplo de estos movimientos son los que realizamos cuando nos desperezamos después de haber dormido, cuando necesitamos estirarnos y sacudir las piernas después de haber estado sentados durante largo tiempo, cuando eructamos o vomitamos si algo nos ha sentado  mal. Estos movimientos que realizamos sin darnos cuenta son respuestas instintivas que nos permiten recuperar  el bienestar perdido momentáneamente.

Las personas ya sea por la vida sedentaria que llevan, por el trabajo o por el tipo de deporte que realizan, no utilizan todas las zonas del cuerpo de la misma manera. El uso parcial corporal provoca tensiones que se localizan en unas zonas concretas, estas tensiones actúan en todo el organismo pudiendo provocar entre otros dolores de cabeza, espalda, lumbago. Cuando no se hace ejercicio de forma sistemática y se hace de vez en cuando queriendo recuperar lo que no se ha hecho anteriormente, en lugar de ser beneficioso para la salud es todo lo contrario, el esfuerzo que se realiza haciendo los ejercicios descompensa el organismo pudiendo provocar diversas patologías.  

Los movimientos involuntarios que se realizan con la técnica Katsugen hacen que el cuerpo se nueva de manera natural y espontánea, las zonas tensas se van relajando y las que están excesivamente debilitadas se activan. Los movimientos surgen de forma automática como respuesta a un estado insatisfactorio y no deseado del organismo. Con estos movimientos poco a poco el organismo se normaliza y restablece el equilibrio perdido.

Cada uno de nosotros acostumbramos a acumular en las mismas zonas físicas y con la misma repercusión psíquica las tensiones, a medida que vamos practicando el Katsugen, nuestro cuerpo va adquiriendo más agilidad para restablecer el diálogo entre los movimientos espontáneos físicos y psíquicos a la vez.   

El Katsugen lo pueden practicar tanto niños como adultos. Al no haber una técnica establecida de movimientos, cada uno ha de encontrar los que su organismo necesita para su restablecimiento.



Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.