Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

12.11.2013

TÉCNICA DE RELAJACIÓN DE EDMUND JACOBSON

Edmund Jacobson  (Chicago 1888-Chicago 1983) fue médico en medicina interna, psiquiatra y fisiólogo.  Después de años de investigación, Jacobson pudo comprobar y demostrar la relación que existía entre una excesiva tensión muscular con diferentes trastornos físicos y psíquicos y que éstos se podían reducir  aprendiendo a relajar las tensiones musculares.  

La técnica de relajación Jacobson, conocida como Relajación Progresiva, tiene como finalidad provocar una tranquilidad mental al suprimir progresivamente, todas las tensiones musculares acumuladas en nuestro cuerpo. El método consiste en hacer que la persona tome conciencia de su capacidad de tensionar, de poner en tensión sus músculos para aflojarlos seguidamente. La Relajación Progresiva pone énfasis en la percepción de la sensación que se produce cuando se está apretando y aflojando la musculatura más, que en el hecho de apretar y aflojar.


Habitualmente y sin darnos cuenta, en el transcurso del día vamos acumulando en diversas zonas de nuestro cuerpo tensiones proporcionándonos un malestar general. Con el entrenamiento de Relajación Progresiva se va adquiriendo el conocimiento y la capacidad para cambiar el estado de tensión por un estado de distensión. Si podemos reconocer las tensiones que vamos acumulando durante el día, seremos capaces de reducirlas. Cuando se aprende a relajar la musculatura se eliminan la mayor parte de las contracciones musculares proporcionándonos una sensación de relajación profunda. A través de su práctica se van intensificando y haciendo más efectivos los estados de relajación, incrementando el efecto de calma interna.

Cuando se realiza la Relajación Progresiva se ha de estar atento a no tensar músculos distintos del grupo que se está trabajando; por ejemplo, si se está apretando la musculatura de una mano, el resto del cuerpo ha de estar libre de tensiones, es muy usual apretar, al mismos tiempo que se tensa una musculatura, la mandíbula e incluso la frente, se ha de poner especial cuidado para que esto no suceda. También es muy importante prestar atención a la respiración mientras dura el ejercicio que ha de ser lenta y ritmada, así como al contraste que se origina cuando se tensa y destensa la musculatura.

Metodología:
Se busca un ambiente tranquilo, sin ruidos ni estímulos externos, con temperatura moderada y luz tenue. Nos pondremos en una posición cómoda y cerraremos los ojos.

En esta posición se hace una respiración profunda, se inspira, se tensa un pie, se cuenta del 1 al 6, se expulsa el aire y se deja de tensar. Seguidamente se ha de notar las nuevas sensaciones de la musculatura del pie que  se ha tensado y destensado. Se vuelva a hacer una respiración profunda, se coge aire de nuevo y se procede del mismo modo con el otro pie sin olvidar de sentir al destensar el cambio que se ha producido al relajar la musculatura del pie. Se continúa el ejercicio volviendo a hacer una respiración profunda, se inspira, se tensa una pierna, se cuenta del 1 al 6, se suelta el aire y se deja de tensar percibiendo las sensaciones de la musculatura destensada. Se ha de hacer de la misma forma con todas las partes del cuerpo. Cuando se haya finalizado la relajación, sería conveniente quedarnos unos momentos quietos para poder tomar conciencia del nuevo estado físico y psíquico en que nos encontramos. Finalizaremos haciendo unas respiraciones tranquilas, estiraremos brazos y piernas, nos desperezaremos, abriremos los ojo y nos levantaremos lentamente. 

Cuando no se dispone de tiempo suficiente para realizar la sesión de relajación completa, en estos casos se puede hacer una versión reducida, en lugar de relajar cada una de las partes del cuerpo (primero un pie, luego el otro...) se relajarán al mismo tiempo y por zonas varias partes del cuerpo, como por ejemplo ambos pies a la vez, después ambas piernas, etc.

Muchas veces nuestro bienestar depende de nosotros. Si nos acostumbráramos ha escuchar y observar a nuestro cuerpo sabríamos cuando nos está avisando que necesita algún cuidado y que tenemos que poner algún remedio. Si se aprende a entender lo que nos comunica, ya sea por pérdida de energía o por un comportamiento basado en el estrés dificultándonos continuar con las obligaciones diarias, al primer síntoma tomaríamos conciencia de la problemática y con tan sólo dedicarnos unos minutos para relajarnos, conseguiríamos recuperar la tranquilidad y la vitalidad perdida proporcionándonos actitudes más positivas y un bienestar general.

La Relajación Progresiva de Jacobson es muy efectiva en:

-Trastornos del sueño.
-Estrés.
-Reduce estados ansiosos y de nerviosismo.
-Libera tensiones.
-Favorece el reposo, la digestión y la circulación sanguínea.
-Mejora y proporciona bienestar general.

Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.