Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

1.07.2014

INFIDELIDADES DE PAREJA


La infidelidad hacia la pareja puede ser provocada por  diversas causas y está relacionada con la propia personalidad y el entorno sociocultural y moral en donde se convive.  

Existe una diferencia entre  infidelidad ocasional y otra de relación prolongada. La infidelidad ocasional, o tener una aventura, no acostumbra a erosionar la convivencia porque no produce sentimiento de culpa suficiente, como para sentir angustia por el hecho. En cambio, cuando la infidelidad es continua es síntoma de una relación insatisfecha, conflictiva y problemática ocasionando, esta sí, sentimiento de culpabilidad, remordimientos y malestar emocional.     

En la mayoría de los casos, la infidelidad prolongada provoca conflictos en la pareja y finalmente la ruptura conyugal, pero existen también casos, en que la infidelidad si no se repite frecuentemente, puede superarse y transformarse en una fuente de conocimiento y enriquecimiento de la pareja.

Habitualmente, la persona infiel tiene un gran sentimiento de culpa porque piensa que es lo peor que puede hacer a su pareja,  se cree la única culpable de esta infidelidad, pero acostumbra a no ser así, ya que la infidelidad puede ser el resultado de problemas conyugales no resueltos. Con la infidelidad se busca en la otra persona coincidencias,  juegos sexuales, valoración,  comprensión, más afecto, seguridad, protección en definitiva,  todo aquello que no encuentra en la propia pareja y cree  que no le puede dar. Esta valoración puede ser errónea porque en la mayoría de los casos, estas carencias afectivas que no se encuentran en la pareja son debidas a problemas de comunicación,   pudiéndose modificar los comportamientos que empobrecen y distancian la relación con el sólo hecho de dialogar, para expresar con sinceridad y sin miedos todo aquello que se necesita para llenar el vacío emocional y que con el tiempo va erosionando la convivencia.

Generalmente la infidelidad  intenta compensar y satisfacer las carencias en la vida conyugal. Cuando la relación no satisface totalmente las propias expectativas, se busca con otra relación las frustraciones que se han ido adquiriendo  y acumulado a lo largo de la convivencia. Con las infidelidades se busca encontrar la autoestima perdida (por el envejecimiento, por problemas laborales…) o la que nunca se tuvo. También la infidelidad puede provocarla un cambio de situación económico social más elevada, con el nuevo estatus la persona busca nuevas vivencias en su entorno, queriendo experimentar todo aquello que hasta entonces no había considerado y, si lo hizo, no pudo realizar.

Hay personas que al cabo de años de vivir con la pareja, sienten nostalgia de las primeras  épocas de relación sexual y empiezan a fantasear, idealizar y a comparar las relaciones sexuales actuales con las de tiempo atrás. Este sentimiento nostálgico que hace correr la imaginación fantaseando e induciendo a  hábitos distintos, provoca que se viva persiguiendo y anhelando unas expectativas de relación idealizadas  que conducen a metas inalcanzables, a la desilusión y a la indiferencia, pudiendo inducir a la infidelidad.

 La infidelidad  no sucede espontáneamente y siempre se buscan razones y excusas para realizarla. El móvil de la infidelidad puede estar motivado por:

-Búsqueda de novedad y curiosidad hacia otra persona.
-Por aburrimiento o monotonía en la relación conyugal.
-Por la creencia de que con la infidelidad mejorará la relación de pareja.
-Cuando se envejece para demostrarse que aún se es joven.
-Para justificar la ruptura conyugal.
-Por desamor.
-Para aumentar la autoestima.
-Por necesidad de cariño.
-Por  soledad emocional.
-Por motivaciones sexuales distintas.
-Para sentirnos más libres.

En la mayoría de las sociedades, la fidelidad está considerada como el pilar básico para una buena y larga convivencia conyugal pero, así y todo, hay momentos en el transcurso de la vida conyugal que la infidelidad se practica de forma esporádica sin prejuicio en la relación de pareja, siempre y cuando se realice discretamente y todo el estrés emocional que provoca la infidelidad lo viva sólo quien la realiza y no se comparta con el cónyuge.



Georgina Bermejo  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.