Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

4.03.2014

LA SOLEDAD


La soledad puede ser un sentimiento constructivo o puede generar inquietud.  Cuando estamos solos no necesariamente tenemos que sentirnos vulnerables, tristes o angustiados. Hay personas que les inquieta estar solas, otras que tienen necesidad por estarlo y finalmente hay otras que, cuando por alguna circunstancia lo están, se adaptan a la situación y disfrutan de ella pero, mayoritariamente y debido a la incapacidad que  se tiene para llenar nuestro propio vacío, la soledad se rechaza siendo muy difícil acomodarse a ella. Cuando la soledad sobreviene de forma repentina tras una vida llena de relaciones sociales, provoca un descenso del tono vital y angustia que se transforma, frecuentemente en neurosis depresiva.

Cuando se necesita y se busca exageradamente la soledad, es un indicio de inadaptación a nuestro entorno y de incapacidad de establecer relaciones con los demás. Tener poca autoestima puede provocar buscar la soledad, debido a que se tiene la certeza  de no interesar a los demás y de no pertenecer al lugar y grupo donde se convive.

Hay personas que para evitar la angustia de la soledad siempre buscan estar ocupados ya sea familiar, laboral o socialmente. La soledad no está directamente relacionada con los demás, sino que está estrechamente vinculada con nuestra parte interna y con nuestros sentimientos. Se puede estar socialmente acompañado, y sin embargo sentirse solo emocionalmente o por el contrario, trabajar diariamente solo delante de una pantalla de ordenador y tener una vida solitaria sin padecer el sentimiento de soledad.

El sentimiento de soledad aflora a la conciencia cuando se disminuye la actividad diaria y no se sabe como ocupar las horas, cuando se dispone de tiempo para pensar y cuando se toma conciencia de nuestra propia intimidad y emociones.

Cuando la soledad nos perturba provocando inquietud, tristeza o angustia, es porque revela aspectos y miedos de nosotros mismos que no aceptamos ni estamos dispuestos a reconocer, y para evitar el malestar y el vacío que nos provoca, intentamos escapar de ella buscando obsesivamente relaciones sociales, distracciones, ocupaciones, etc. aunque verdaderamente no nos plazcan. La soledad es beneficiosa cuando nos facilita la atmósfera idónea para reencontrarnos con el vacío que nos proporciona dándonos la oportunidad de conocer y afrontarnos con nuestras inquietudes ocultas. Tendríamos que dedicar un tiempo para descubrir el porqué nos inquieta la soledad, de lo contrario nos va a seguir provocando angustia y problemas emocionales.

Cuando nos sentimos solos experimentando una soledad destructiva, siendo incapaces de  afrontarnos a ella. Nos acobardamos y nos da temor encontrar nuestra parte oscura, nos faltan fuerzas para descubrir nuestros propios miedos y tendencias destructoras. Tendríamos que tener la fortaleza necesaria y, si es el caso, buscar ayuda para ser capaces de afrontar todas las adversidades que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida aunque nos produzcan dolor, con la finalidad de saber el porqué la soledad nos provoca desolación, para lograr tener una vida sin conductas erróneas, equilibrada y sana emocionalmente.

Para afrontarnos con el temor que nos provoca la soledad y poder encontrar el verdadero conflicto emocional que nos priva la sociabilidad, es necesario ser sincero con uno mismo y conocernos auténticamente, aunque muchas veces esta autenticidad sea difícil de aceptar. El autoengaño sólo sirve para esconderse y ocultar las características personales indeseables y los miedos paralizantes que impiden interactuar de forma regular con las personas más inmediatas y significativas  de nuestro entorno, por temor a  no ser aceptados.


Georgina Bermejo  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.