Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

6.03.2014

INFIDELIDAD Y SENTIMIENTO DE CULPA

La infidelidad en la mayoría de los casos provoca angustia y sentimiento de culpa.

Cuando la infidelidad se origina esporádicamente, ya sea con personas distintas o con alguien con quien se tiene un contacto frecuente, para atenuar el sentimiento de culpa que provoca la situación y el estrés que causa tener que  fingir y mentir en exceso a la pareja, quien es infiel suele  comunicarle a su cónyuge de esta nueva amistad sin entrar en detalles, de esta manera piensa que tiene más libertad de movimientos y, la angustia y el sentimiento de culpa que provoca la situación queda minimizada evitándole el bloqueo, que de lo contrario podría  existir para realizarla. Con esta manifestación traslada a su pareja, si ésta cree que se le es infiel, la incertidumbre y el malestar emocional que provoca la infidelidad, ya que siempre que llegue tarde o se ausente estará pensando que estará con la otra persona.

Cuando la infidelidad se practica puntualmente y sobretodo si se cree en un principio que es un juego para experimentar nuevas experiencias y sensaciones, sería preferible para la convivencia conyugal  ocultarle a la pareja cualquier comentario que pudiera hacerle pensar que se le está siendo infiel, para evitarle el desasosiego que  provoca este estado de inseguridad por una simple aventura. De esta manera la angustia sólo la sufriría quien provoca la situación, la parte activa y no la pasiva.

Cuando se perciba que puede haber sentimientos amorosos hacia otra persona que no sea la pareja, es cuando se tendría que comunicar al cónyuge el que está pasando con la intención de analizar que ha provocado el distanciamiento amoroso. De esta manera se podría hacer un trabajo de crecimiento emocional para estudiar un posible acercamiento sin contaminantes o una ruptura no traumática. Si  la infidelidad se practica de forma esporádica y por un período de tiempo reducido, practicarla no crea dependencia y, generalmente, no  pone en peligro la relación conyugal.

Hay parejas que tienen una relación muy abierta y libre, y la infidelidad puede formar parte de los comportamientos de la convivencia conyugal. Cuando se practica una infidelidad no se hace a escondidas y si la pareja lo percibe lo hablan, se comprende y no hay síntomas de celos ni de traición  no dañando ni deteriorando, aparentemente, el vínculo afectivo. Pero esta relación de pareja es muy complicada y a la larga es perjudicial no beneficiando en nada la convivencia conyugal. En este tipo de conductas conyugales las infidelidades no siempre se practican a la vez ni con la misma frecuencia, por lo que a medida que pasa el tiempo al no realizarlas de una manera más o menos similar, quien las efectúa menos empezará a sentir malestar emocional e incluso celos, provocando problemas familiares e induciendo que se vayan deteriorando los vínculos afectivos que les unía.

Los sentimientos de posesión y de celos son casi inevitables en las personas que se aman sin llegar a perjudicar la vida emocional, siempre y cuando no sean irracionales. Cuando los celos son patológicos  obligan a realizar conductas de propiedad absoluta de la pareja, promueven sospechas sin fundamento y obsesiones paranoicas que pueden conducir a conductas violentas.
Hay casos en que las infidelidades se consienten debido a las diferencias que puedan existir del modo en como se entienden las relaciones sexuales y a las carencias amorosas que existen en la propia relación conyugal.

Cuando se precisa buscar satisfacciones sexuales fuera de la pareja, ya sea para experimentar fantasías, por aburrimiento,  para sentirse más joven porque aún se es capaz de seducir o  por cualquier otro motivo,  estas prácticas  son significativas que la vida emocional de la pareja se está empobreciendo y muchas veces es debido a la falta de comunicación que existe entre  ellos.  En la mayoría de los casos, cuando se es infiel se parte de la base que la pareja no puede comprender ni dar aquello que se necesita afectivamente buscándolo fuera del hogar y esto, en la mayoría de los casos, es erróneo  ya que es  un problema de comunicación y de incapacidad para expresar las necesidades y las carencias amorosas que se necesitan para llevar una vida íntegra de pareja.

Hay casos en que la infidelidad se supera y se transforma en una fuente de conocimiento y enriquecimiento en la pareja, pero en otros casos se convierte en motivo de conflictos y de desconfianza entrando en un círculo vicioso de miedos, celos, dudas y culpa.

Para mantener una buena relación amorosa de pareja, es conveniente saber comunicar las carencias afectivas, expresar que es y que no es de nuestro agrado, llegar a acuerdos que satisfagan a los dos sin crear frustraciones, ser creativos e imaginativos, no caer en la monotonía y saber escuchar, ser paciente y dar apoyo sin ser críticos. 

Georgina Bermejo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.