Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

11.03.2014

NIÑOS DESORIENTADOS


Muchas veces los padres se quejan de algunos comportamientos de sus hijos y casi siempre la culpabilidad de esta mala conducta recae sobre uno de ellos. La educación de los niños es una obligación y responsabilidad de los dos, y culpar a la pareja por los malos hábitos o desobediencia del niño es de una gran inmadurez e irresponsabilidad.  En lugar de acusar al cónyuge, tendrían que reflexionar para saber porqué el niño actúa de esta manera, y lo más probable es que los comportamientos inadecuados los propicie el ambiente familiar.

Hay conductas familiares y sociales que los adultos realizan como por ejemplo, decir a un amigo que se divirtió en la fiesta que organizó cuando fue todo lo contrario. Si este comentario se hace delante del niño aprenderá que puede mentir y si por alguna circunstancia el niño engaña a sus padres, estos le reñirán ocasionándole desorientación cuando es pequeño, y frustraciones y sentimiento de injusticia a medida que va creciendo. Muchas veces los adultos se ven obligados a conducirse de forma contraria a lo que piensan pero tendrían que tener cuidado de no hacerlo delante de sus hijos, sobre todo si son pequeños  para no crear un precedente ni confusiones.

Otro comportamiento que provoca desconcierto a los hijos es que delante de ellos el padre o la madre protesta o no come un alimento porque no le gusta, en estos momentos está enseñando al niño que hay alimentos que diciendo que no le gustan puede dejar de comerlos, pero a la hora de la verdad no es así, si el niño verbaliza que no le gusta un determinado alimento y no quiere comerlo, vienen las discusiones y los enfados por parte de sus padres desconcertando esta actitud al niño. Con estos comportamientos de los padres, ¿cómo se le puede decir al niño que se lo ha de comer cuando sus progenitores no comen según que cosas porque no les gustan?

También a los niños se les obliga a unas conductas sociales hacia amistades y familiares que ellos no conocen, una de ellas podría ser que tienen que ser cariñosos y simpáticos con estas personas, y cuando no lo son los progenitores se enfadan provocándoles incertidumbre e incluso sentimiento de culpa. ¿Por qué se le obliga al niño  a ser cariñoso con alguien que  no conoce? ¿Nos hemos parado a pensar que haríamos si a nosotros nos obligaran a dar un abrazo a alguien que no nos apetece?, lo más probable es que hiciéramos cualquier gesto para separarnos y no tener que darlo, entonces, ¿por qué no respetamos la decisión del niño cuando por las circunstancias que sean no quiere ser cariñoso?

Los adultos tendrían que ser respetuosos con los comportamientos de los niños  cuando no cumplen con nuestras expectativas sociales. Los niños son instintivos y delante de un adulto desconocido, si desde el primer momento que lo ve le es simpático enseguida querrá entrar en contacto con él, si por el contrario ve en esta persona algo que no le merece confianza no querrá saber nada de ella. Los padres en estos momentos no tendrían que dar importancia al comportamiento del niño, puede que necesite más tiempo para familiarizarse con esta persona para poder tener una conducta más simpática y afectuosa.

Los padres delante de alguien conocido, siempre quieren que sus hijos sean simpáticos y cariñosos, desean oír que su hijo es el más encantador de cuantos conoce esta persona, y cuando el niño no responde a estas expectativas, es cuando viene por parte de sus padres la insistencia para que cambie de actitud y evitar de esta manera, la frustración que conlleva el no oír que su hijo es el más sociable y tierno de todos los niños.

Los padres tendrían que hacer un esfuerzo delante de sus hijos para que sus comportamientos no fueran contradictorios. Los niños pequeños, cómo no pueden entender que sus padres puedan tener unas determinadas actitudes que a ellos se les prohíbe, no protestan, no van más allá, pero a medida que van creciendo se van dando cuenta de lo poco razonables que son estos comportamientos discriminatorios, y es cuando empiezan los reproches y las críticas hacia sus padres desautorizándolos. Los hijos aprenden conductas imitando a  sus cuidadores y cuando los niños tienen un hábito erróneo, lo más probable es que lo  hayan aprendido en su ambiente más próximo. 


Georgina Bermejo














No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.