Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

12.01.2014

PERSONAS NEGATIVAS

Los pensamientos negativos son nocivos para la salud. En nuestro día a día, este estado emocional de negatividad irá formando parte de nuestras conductas e iremos contaminando todo nuestro alrededor originando una convivencia dañina. Los primeros en salir perjudicados de estas actitudes serán los niños, debido a que los comportamientos negativos de los tutores les impedirá educarlos adecuadamente y también, porque los niños crecerán imitando estas actitudes nocivas, impidiéndoles un desarrollo emocionalmente sano.

Las emociones nos influyen en nuestra vida de una manera directa tanto física como psicológicamente. Muchas veces no nos damos cuenta que nuestras contrariedades tanto laborales como personales no nos dejan actuar de forma objetiva, nos dejamos llevar por la inmediatez de nuestros sentimientos sin tener en cuenta los de los demás y a los conflictos que nos pueden llevar estas actitudes. Cuando sólo pensamos en nuestros problemas somos incapaces de razonar, exponemos lo que pensamos de forma brusca y si los demás no están de acuerdo con nuestras manifestaciones, utilizamos en muchos casos la violencia verbal para impedir a los demás que nos contradigan. Este comportamiento, con el tiempo provocará que las personas de nuestro  entorno más inmediato se vayan alejando de nosotros provocándonos malestar emocional. El ser humano es sociable y necesita relacionarse con otras personas, cuando no lo hace se siente abandonado y le surgen temores y angustia.

Desde los primeros meses de vida, el bebé va conociendo las emociones básicas como el miedo, el enfado o la alegría. Los entornos en los que crecemos y  aquellos por los que pasamos a lo largo de nuestra vida irán formando los patrones de conductas con los que nos relacionaremos de adultos, según nuestras vivencias en la infancia serán más afectivos o agresivos. Si tuvimos unos padres que nos quisieron, nos desarrollaremos sanos emocionalmente pero si no nos quisieron lo suficiente, nos perjudicarán tanto física como psicológicamente. 

Hay personas que les es muy complicado ver o sentir el lado positivo de cuanto les acontece, siempre ponen énfasis a los pensamientos negativos como estar sólo atentos  a los impedimentos que  les puedan surgir diariamente, anticipar desgracias o exagerar acontecimientos adversos, entre otros. Estos pensamientos tienen consecuencias emocionales nocivas,  provocan emociones negativas y conductas perjudiciales  a quien los tiene, dando lugar a la imposibilidad de buscar  lo constructivo  que pueden originar las adversidades. Las personas negativas les es más fácil dar las culpas a los demás de todo lo indeseado que les está pasando antes que reflexionar  y buscar una posible solución para poder vivir mejor emocionalmente. Tendríamos que analizar nuestros pensamientos negativos para saber el porqué nos arrastran a conductas nocivas dejándonos llevar por impulsos dañinos en lugar de positivos.

La convivencia de pareja cuando uno de ellos tiene personalidad negativa es difícil, porque su negatividad influye en la relación conyugal.  La resistencia de la persona negativa a percibir  lo positivo en lugar de lo adverso, provoca discusiones y discrepancias viéndose, con el tiempo, dañado el vínculo afectivo. La persona negativa es reacia a las reflexiones y advertencias de atención hacia su pesimismo, siempre encuentra excusas para justificar la negatividad de su conducta y para ignorar las posibles salidas hacia lo positivo.

Cuando somos conscientes que la negatividad nos induce a estados de insatisfacción, nerviosismo, inquietud, impaciencia, etc. podemos cambiar este estado negativo en positivo aprovechándonos que la memoria retiene más los acontecimientos que nos impactan emocionalmente ya sean positivos o negativos. Recordando alguna situación o cualquier hecho agradable que nos haya pasado, visualizándolo con todos los sentidos y recreándonos en el, nos ayudará a encontrar el bienestar perdido. Todas las emociones ya sean positivas o negativas influyen directamente en todos nuestros comportamientos y relaciones. Las emociones revelan estados internos personales.


Georgina Bermejo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.