Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

1.05.2015

SENTIMIENTO DE IRA

La ira es una respuesta natural y adaptativa que aparece ante situaciones amenazantes, cuando nos sentimos agredidos, engañados, por sentimientos de frustración, o cuando nos  tratan de forma injusta; tiene como objetivo darnos fuerza para protegernos y poder sobrevivir, es una emoción habitual que forma parte de nuestra vida cotidiana, generalmente es un sentimiento sano cuando se puede controlar, pero cuando está fuera de nuestro control se puede volver destructiva pudiéndonos ocasionar grandes perjuicios. La agresividad excesiva es insana cuando aparece ante una situación no amenazante o, cuando existe una pequeña amenaza y nos expresamos con excesiva agresividad.

Hay personas que creen que algunos sentimientos como la vergüenza, el miedo, la tristeza, los llantos, etc. quien las manifiesta demuestra un signo de flaqueza, piensan que son emociones que pueden demostrar debilidad y sobre todo cuando son los hombres quien las manifiestan. Las emociones ya sean positivas como negativas son saludables manifestarlas, exteriorizar sentimientos positivos nos es más fácil porque no tenemos que frenar ningún impulso violento; las caricias o las palabras afectuosas surgen de forma espontánea y apacible, pero cuando hemos de manifestar las emociones negativas de forma mesurada y sin agresividad nos es más difícil, ya que hemos de estar atentos para reprimir los impulsos violentos para no provocar una situación amenazante que luego es difícil de olvidar. La ira es un sentimiento que se puede sentir y expresar ya que forma parte de nuestras conductas, pero no debemos proyectarla contra los demás, hemos de aprender a expresar con educación la situación que nos hace sentir mal y nos provoca agresividad, una cosa es comunicar nuestro malestar con corrección y otra muy distinta, utilizar la agresividad como instrumento de comunicación.

No todas las personas manifiestan la ira de la misma manera, y hay quienes no la pueden expresar reprimiendo sus sentimientos violentos, esta reacción puede resultar dañina para la salud psíquica y física ya que cuando se reprimen los sentimientos pueden provocar, entre otras cosas problemas cardiovasculares o trastornos de ansiedad y depresión. También hay personas que manifiestan ira sin que aparentemente suceda ninguna amenaza real, otras muestran su ira para escenificar su irritación o enfado, de esta manera creen que dan más énfasis a su contrariedad. Cuando se siente ira existiendo una amenaza real, éste sentimiento es sano y natural (la agresividad se expresa en alguna situación real), pero cuando nos sentimos amenazados sin causa aparente y tenemos comportamientos frecuentes agresivos, la ira que sentimos es inapropiada.

La ira es un estado emocional de intensidad variable, desde una ligera irritación hasta una furia violenta. Cuando sentimos ira aumenta la actividad neuronal y las secreciones hormonales como la adrenalina, el pulso se acelera, el corazón late rápido, la respiración se agita; este estado emocional, cuando no lo podemos dominar, nos hace perder la capacidad de razonar, pudiéndose provocar acciones violentas. Estas prácticas descontroladas provocan turbación a las personas a quien van dirigidas induciéndoles miedo y malestar. La ira es un sentimiento contagioso que puede contaminar a otras personas.

Hay personas que piensan que gritando y haciendo surgir los impulsos destructivos tienen razón, pero no es así, el interlocutor muchas veces calla para impedir conductas violentas debido al estado de tensión y nerviosismo que produce la situación. Este estado de irritabilidad e inquietud muchas veces condiciona la amistad de por vida, debido a que nadie quiere relacionarse con una persona que no puede controlar sus emociones agresivas. La ira no es una respuesta eficaz para comunicarnos, tendríamos que aprender a manifestar nuestras disconformidades sin agresividad ni violencia para evitar el malestar que provocan estas conductas, tanto a nosotros como a los que nos rodean.

Hay personas que pueden manifestar su ira de forma controlada y constructiva, expresan sus sentimientos de enfado con seguridad, utilizando argumentos razonados de forma tranquila, sin subir el tono de voz y sin menospreciar al interlocutor, mientras que otras lo hacen de modo agresivo e incontrolado, culpando muchas veces de su comportamiento a las acciones de los demás, sin asumir su responsabilidad de sus actos.



Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.