Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

3.03.2015

LAS FRUSTRACIONES

La frustración sucede por la falta de satisfacción de una necesidad. Es una reacción que aparece cuando nuestros objetivos o deseos no son alcanzados o nos son negados, también surge cuando nos sentimos forzados a ir en contra de nuestra voluntad.

La frustración es una reacción natural delante de una necesidad insatisfecha, nos provoca malestar afectando nuestro estado anímico. Cuando el sentimiento de frustración no es persistente, es que somos capaces de relativizar positivamente y de comprender objetivamente aquello que nos frustra, recuperando el bienestar perdido. Si por el contrario, la frustración es persistente en nosotros, se provocan sentimientos y pensamientos autodestructivos y se siente angustia, rabia, ira, etc.

Cada uno de nosotros reacciona de forma distinta ante las frustraciones, frente a una misma situación, a unos les puede generar frustración mientras que a otros puede que no les provoque. Todo depende de las situaciones y las experiencias con las que hemos convivido de pequeños, que seamos más vulnerables o no frente a situaciones y necesidades que no se han podido realizar.

El sentimiento de frustración puede aparecer en cada una de las etapas de nuestra vida por ejemplo, cuando de pequeño se ha compartido el cariño y los cuidados de los padres debido al nacimiento de otro hijo, el primogénito se sentirá desplazado y le será muy complicado convivir con el hermano que acaba de nacer, la frustración que se originará se convertirá en una conducta celosa y agresiva. También es frecuente que se ocasionen frustraciones cuando el niño ansia que sus padres le compren aquel deseado juguete y no lo hacen, esta carencia le proporcionará malestar emocional y comportamientos violentos.

Hay padres que protegen desmesuradamente a sus hijos, principalmente al primogénito, sin ser conscientes que con estos comportamientos el niño no puede crecer emocionalmente sano, convirtiéndolo en el centro de atención familiar y en el punto de mira de todo cuanto le rodea. Cuando a los hijos se les da todo sin cuestionarles nada sobre sus demandas, los niños van aprendiendo que todo depende de ellos y a medida que van creciendo, serán ellos quien dirijan los comportamientos de sus padres. Con estas conductas que adoptan los progenitores evitaran la preparación del niño ante las situaciones de fracaso, no aprenderán y no tendrán la capacidad de controlar sus emociones originándoles sentimientos de frustración entre otros.

A los niños se les tendría que enseñar desde pequeños con paciencia y comprensión a saber esperar, que no todo lo deseado se puede conseguir inmediatamente, para que fueran asimilando y aprendiendo sus propios recursos para soportar las insatisfacciones que provocan frustración. Si de pequeños no aprendimos a ser tolerantes y nos frustrábamos cuando no se cumplían los objetivos deseados, de adultos delante de cualquier anhelo insatisfecho o crítica hacia nosotros nos provocará que percibamos, con gran facilidad una sensación de fracaso, provocándonos frustración.

 Hay personas que debido a su entorno social hace que sean más susceptibles a la frustración, ya sea porque los objetivos que se imponen no son realistas, por lo que es muy difícil alcanzarlos  o, porque son muy críticas con ellas mismas y cuando logran la meta que se habían propuesto, piensan que no lo consiguieron en la medida fijada y deseada, estableciéndose cada vez objetivos más altos, de difícil ejecución y generándo frustraciones.

Aprender a ser tolerantes ante cualquier fracaso es muy importante, porque el sentimiento de frustración es acumulativo. En el día a día se viven situaciones frustrantes de pequeña importancia sin que nos produzcan gran malestar emocional, pero estas vivencias sin darnos cuenta, las vamos acumulando y enquistando en nuestro interior volviéndonos más irritables y amargados hasta generarnos el estado de frustración.



Georgina Bermejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.