Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

4.06.2015

LA SEDUCCIÓN

La conducta seductiva  es instintiva y forma parte de la naturaleza humana, pero cuando esta conducta es excesiva e inadecuada y se ha convertido en una forma de actuar,  a través del aprendizaje estos comportamientos se pueden ir moldeando y adaptando.  La seducción puede tener una connotación positiva o negativa, según se considere mayor o menor cantidad de engaño utilizado en la acción.

Generalmente, cuando se habla de seducción se suele referir a intentos de conseguir interacciones de tipo sexual pero también se puede realizar con la finalidad de modificar opiniones y comportamientos según la voluntad del que seduce.  La seducción se utiliza para reclamar el interés  de los demás a través de la comunicación verbal y corporal, es una forma de proceder hacia quien dirigimos la conducta para conseguir una respuesta a nuestros objetivos.

El lenguaje más utilizado en la seducción es el corporal aunque muchas veces pasa desapercibido a quien va dirigido. La comunicación ocular en la seducción es la más utilizada, para seducir a una persona se dirige la mirada a una parte en concreto del cuerpo o observándolo de arriba hacia bajo. Los contactos oculares se pueden manifestar con una mirada fija y sostenida  o al contrario, con una mirada baja y con actitud tímida hacia la otra persona. Los movimientos corporales y ademanes seductivos como cruzar las piernas, ladear la cabeza o tocarse y arreglarse el pelo también son habitualmente utilizados. Las respuestas físicas del lenguaje no verbal pueden ser: dilatación de la pupila,  brillo en la mirada, rigidez en el cuerpo, e incluso puede cambiar el olor corporal.

En la seducción queda implícito el deseo de gustar a la otra persona, para ello nos podemos manifestar mostrando y exagerando nuestras mejores aptitudes y comportamientos o todo lo contrario, manifestando una personalidad que no corresponde con el propio YO pero que creemos es la más idónea para poder llamar la atención de la otra persona con la finalidad de seducirla, atraerla y manipularla según nuestros intereses.  Para que el acto seductivo sea eficaz, hay que tener un conocimiento previo de la personalidad a quien se quiere seducir, de esta manera podremos provocar más fácilmente el deseo de los demás hacia nosotros para producirles un cambio afectivo, con la intención de activar sus sentimientos, pensamientos, emociones, motivaciones y deseos.

El proceso seductor provoca una serie de comportamientos que configuran una estrategia de intencionalidad, un conjunto de interacciones interpersonales con una voluntad evidente, es una forma de llamar la atención, una disposición que activa la conducta y promueve actitudes para conectarse con la otra persona desde uno mismo, utilizando principalmente la comunicación verbal y corporal.

Con el acto seductivo se exteriorizan aspectos de uno mismo, para que sea efectiva esta conducta se han de conocer las aptitudes y limitaciones de nuestro YO, son expresiones y manifestaciones  propias cuya intencionalidad es interactuar con el seducido, es una comunicación  en la que se revelan pensamientos, aspiraciones, sueños, afectos y sentimientos para que los conozca la persona seducida.

La autoestima está en directa relación con el proceso seductor y los aspectos involucrados en el mismo. Cuando se tiene una alta autoestima nos consideramos capaces de actuar ante cualquier situación, ya que la confianza en nosotros mismos nos permitirá ser resistentes a las críticas, al rechazo o al fracaso de cuanto realizamos, es por este motivo que en el proceso de seducción el miedo a lo que piensen o a como reaccionen los demás ante nuestro comportamiento seductor, pierda cierta importancia.
Las personas con la autoestima alta tienen una percepción de ellas mismas positiva que les permite valorar sus cualidades, sus logros y fracasos, así como conocer y aceptar sus límites conociendo hasta donde pueden llegar.

Las personas con baja autoestima están excesivamente preocupadas por gustar y saber que piensan de ellas los demás, por cumplir sus expectativas, son dependientes emocionales y actúan según los deseos de los demás perdiendo su identidad. La necesidad de sentirse valoradas y aceptadas les conducirá a comportamientos seductivos esperando el reconocimiento y el aprecio del seducido. En la práctica seductiva no mostrarán sus carencias y necesidades afectivas sino todo lo contrario, se presentaran como experimentados y autosuficientes, casi siempre manifestaran  una realidad falsa esperando el reconocimiento de la otra persona. La seducción se practica para tener seguridad y encubrir  necesidades afectivas.



Georgina Bermejo 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.