Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

11.13.2015

SOMATIZACIONES

Las personas tenemos una gran capacidad para convertir un padecimiento psíquico en orgánico. Muchas veces tenemos dolores físicos que sólo tienen explicación psicológica, a estas dolencias se les denomina somatizaciones. Por somatización se entiende cualquier síntoma corporal que surge o se incrementa en respuesta a factores psicológicos o situacionales. Quien somatiza no sabe cual es la verdadera causa del síntoma o de su enfermedad.

La característica principal de la somatización se basa en la presencia de alteraciones del funcionamiento del cuerpo que no se explican por factores físicos, estas alteraciones funcionales, por mucho malestar que provoquen, sirven para ocultar el verdadero problema emocional que no se supo o pudo resolver y,  para evitar el estado de angustia que provoca se pasa al inconsciente en forma de síntoma. La somatización ocurre cuando la persona transforma inconscientemente un problema psicológico en un síntoma corporal, produciendo un estado de gran deterioro en la calidad de vida de quien lo padece.

En el trastorno de somatización se involucra casi siempre más de una parte del cuerpo perdiendo el control consciente de estos desórdenes físicos, sería una forma de dar sentido a un sufrimiento que en realidad es más emocional y psicológico que fisiológico. El dolor y otros síntomas que las personas padecen no es fingido, es siempre real  por muy exagerado que sea su sufrimiento. Las dolencias somáticas pueden ser de carácter gastrointestinal, dolores generalizados, fatiga, convulsiones, problemas neurológicos y déficit sensorial y motor.

Diagnosticar el trastorno de somatización muchas veces necesita un periodo de tiempo largo, debido a que son varios los síntomas y síndromes que puede presentar quien somatiza. Al no existir ninguna alteración física que los produzca, al facultativo le será  difícil diagnosticar con rapidez el trastorno ya que tendrá que ir descartando las posibles enfermedades que puedan originar los síntomas. Cuando no se encuentra ninguna alteraron física  que explique los síntomas, es cuando se diagnostica el trastorno de síntomas somáticos, y será entonces cuando se deriva el paciente a un psicólogo o psiquiatra. Quien somatiza, y debido a la lentitud para localizar la dolencia, hace que sea persona asidua  a consultas médicas; el dolor, la frustración y la preocupación por lo difícil que resulta encontrar la causa de su sufrimiento les crea un ciclo de malestar y angustia difícil de romper. Los síntomas pueden afectar de manera  parcial o total la actividad social, familiar y laboral.

La gran mayoría de personas que somatizan son reacias a pensar que su malestar es psíquico y actúan a la defensiva ante cualquier sugerencia con respecto al carácter psicológico de sus síntomas. Creen que su dolencia es debida a alguna causa física y que los médicos, por su incompetencia,  no saben o no les quieren decir el verdadero motivo de su enfermedad.

En la somatización podemos encontrar el mecanismo de defensa denominado trastorno de conversión. Éste mecanismo de defensa actúa inconscientemente,  reacciona y se expresa en forma simbólica a través de alguna parte del cuerpo (somatizando), para defendernos del verdadero problema emocional que nos produce angustia. Los síntomas de conversión aportan a quien los padecen alguna ganancia secundaria como permitirle evitar algún tipo de actividades que considera dañinas o, conseguir algún tipo de apoyo o cuidados que de otro modo sería inalcanzable, es una forma de pedir ayuda y atención.  La intensidad y persistencia de los síntomas, reflejan el profundo deseo que tiene la persona de ser atendida en cada uno de los aspectos de su vida. Los síntomas también parecen servir a otros propósitos, como permitir que la persona eluda las responsabilidades de la vida adulta.


Georgina Bermejo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.