Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

1.09.2016

SABER PERDONAR

Cuantas veces nos hemos enfadado con la pareja, familia, amigos o compañeros y olvidarnos del hecho que nos ha causado enfado nos es casi imposible, no podemos dejar de pensar en lo sucedido para  comprender el porque nos ha causado tanto enojo y  lograr aliviar el malestar que nos ha producido. Pero muchas veces nos sucede todo lo contrario, que cuanto más pensamos, más nos vamos enfadando. Se nos hace imposible comprender las circunstancias que nos han llevado a esta situación, haciendo que sea difícil conseguir la misma relación que teníamos antes de suceder el percance.

Para poder entender las actitudes que nos causan disgusto, necesitaríamos ser tolerantes y tener una mente abierta para poder  juzgar los acontecimientos con un poco de perspectiva y objetividad. Tendríamos que aceptar que a lo largo de nuestra historia es natural que nos pasen tanto episodios agradables como dolorosos. Nosotros tenemos la facultad de percibir las cosas de una forma u otra, somos los únicos capaces de modificar nuestros actos y pensamientos, podemos elegir el camino menos doloroso y de superar los obstáculos que nos vayamos encontrando a lo largo de nuestra vida. 

El perdón es un estado de ánimo subjetivo en el que no mandan las palabras ni la lógica sino los sentimientos. Saber perdonar es un elemento importante para nuestro equilibrio psicológico, es una cualidad muy útil para vivir, especialmente a la hora de resolver los conflictos de la convivencia, las decepciones cotidianas y los engaños en las relaciones con los demás. La decisión de perdonar es un proceso mental y emocional que requiere introspección, decisión y esfuerzo.

Cuando nos causan dolor percibimos este acto como una ofensa, como un ataque personal e injusto causando desarmonía en la relación, lo que desencadena sentimientos de malestar, resentimiento, reproches o rencor. Nos negamos  a analizar cualquier circunstancia paralela, no ofrecemos la oportunidad de recibir explicaciones ajenas y esquivamos cualquier maniobra de acercamiento. Tenemos la seguridad absoluta de poseer la razón y la certeza de que las otras personas nos han dañado intencionadamente, cuando se puede dañar de forma voluntaria o involuntaria. El perdón supone aceptar el error del otro, pero también admitir que en algunos casos podemos tener parte de responsabilidad.

El significado del perdón varía de una persona a otra. Hay personas que perdonan más fácilmente que otras, cuánto más optimista es la persona perdona con mayor facilidad. La opción de perdonar suele estar condicionada por  la explicación y el significado que le damos a la ofensa, la huella que dejaron en nosotros otros agravios pasados, la concepción que tenemos de la naturaleza humana y nuestras creencias y valores. El perdón es una acción personal hacia aquel que nos ha dañado.

El objetivo principal de perdonar es liberarnos del enorme lastre opresivo que supone permanecer en la identidad de víctima, para poder pasar página, concentrar nuestra energía y liberarnos de la enorme carga emocional que nos impide disfrutar de nuestra vida. Perdonar no quiere decir que se haya de olvidar el daño, hay heridas que seguramente nunca se podrán olvidar,  sino más bien que debemos procesar y resolver el dolor con el fin de que no interfiera en nuestra vida para poder vivir el presente en armonía.

Hasta que no se perdona no se es libre y se sigue viviendo controlado por lo que sucedió, atrapado en las redes de la persona que nos hirió. Se ha de analizar lo ocurrido desde una nueva perspectiva, con visión constructiva que nos va a permitir contextualizar lo que pasó y darle un nuevo significado. Esto no representa que se deba justificar el daño que nos ha ocasionado o reanudar la relación con la persona que nos ha herido, sino que hemos de realizar un cambio que nos permita estar bien con nosotros mismos.

Cuando perdonamos tenemos la posibilidad de abrirnos al mundo y controlar nuestra propia vida. El perdón nos libera de cualquier rencor y aversión,  nos exime de la culpa, del malestar y del resentimiento. El perdón ha sido siempre un elemento importante de nuestro equilibrio psicológico. 


Georgina Bermejo




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.