Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

4.04.2016

LA PERSONALIDAD

Las personas para tener una buena convivencia se han de adaptar a las circunstancias que las envuelven. Como más equilibradas estén, su capacidad de adaptabilidad, comunicación y comprensión hacia los demás será menos rígida, intolerante, intransigente, impositiva, etc. No se crearán necesidades superfluas, descubrirán nuevos factores, objetivos, cualidades que habían pasado inadvertidas y que eran primordiales para vivir mejor consigo mismo y con las personas de su entorno.

La capacidad de adaptación y la actitud hacia los demás que tenemos, son el resultado de las primeras experiencias, de cuando éramos niños. Depende de cómo se haya ido constituyendo la personalidad de cada uno, procederá su actitud hacia sí mismo y hacia los demás. El estilo de vida será la forma de ser de cada persona, su conducta y reacciones en general, es decir, su personalidad. Este estilo de vida se va formando desde el nacimiento.

Cada uno de nosotros tenemos unas particularidades intelectuales, cognitivas y afectivas, el conjunto organizado de estas características es  lo que determina la personalidad. La personalidad está compuesta por dos elementos: temperamento y carácter. El temperamento, cuyo origen se encuentra en la herencia genética, es el conjunto de los elementos biológicos. El carácter lo determinará el ambiente en el que se vive, es la manera de ser, de sentir y de reaccionar de un individuo o un grupo.

La personalidad  es la suma de las cualidades psíquicas heredadas (temperamento) y de las experiencias adquiridas (carácter). El temperamento se puede decir que es inflexible, el carácter se puede modificar. La personalidad es dinámica, va recibiendo las influencias y experiencias del individuo a nivel físico, psicológico, social y cultural. Al estar formada la personalidad por temperamento y carácter, para alcanzar un buen equilibrio entre ambos componentes tenemos que  aprender a controlar, muchas veces a lo largo de nuestra vida, las pulsiones temperamentales para poder llegar a un estado de adaptabilidad, equilibrio, aceptación y conocimiento de uno mismo.

Hay momentos y situaciones en nuestra vida que nos resulta más fácil y cómodo comportarnos, en relación a muchos asuntos importantes de nuestra vida, dejándonos llevar por el temperamento de un modo irracional. El temperamento puede ponerse de manifiesto de forma natural,  al surgir de forma espontánea nos es muy difícil controlar sus manifestaciones, aún siendo perjudiciales para nosotros y para nuestro entorno personal. Estos comportamientos al ser de origen genético, cuando los queremos dominar nos es tan difícil física y psíquicamente  que renunciamos a ello con la falsa creencia que, si no los ponemos de manifiesto pueden repercutir en nuestra salud y enfermar, y no es así, simplemente significa que por su naturaleza genética hace que nos resulte mucho más fácil mostrarlos y nos sea muy dificultoso controlarlos o modificarlos.

Hemos de ser capaces de armonizar temperamento y carácter para tener una personalidad equilibrada. Lograr la madurez emocional nos permitirá conseguir la verdadera identidad personal y dejar a un lado los mecanismos típicos de quien no se ha encontrado a sí mismo. Sabremos expresarnos cómodamente sin que se sientan agredidos a quienes va dirigido nuestro discurso y sin causarnos ningún tipo de dolor. Conseguiremos abandonar fórmulas de comportamientos y estereotipos que buscan más la aprobación de los demás que la propia expresión de cómo somos cada uno de nosotros.

Nuestra conducta ha de ser natural y espontánea para mostrar nuestra verdadera forma de ser sin la intervención del ambiente o el temor a ser censurados y  rechazados por el entorno.


Georgina Bermejo 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.