Blog dedicado a la Psicoterapia, al Crecimiento Personal y a la Musicoterapia.

La Psicoterapia es la aplicación de técnicas psicológicas con la finalidad de ayudar a las personas a modificar estructuras y patrones de comportamientos no deseados, a conocerse mejor y a descubrir y resolver sus conflictos emocionales. Indicaciones de la Psicoterapia: Estrés, ansiedad, inseguridad, inmadurez, problemas con los hijos, baja autoestima, obsesiones, miedos, malhumor, depresión, estados de tristeza, y problemas de pareja.

La Psicomusicoterapia es una técnica terapéutica que utiliza diversos tipos de música para influir en el ser humano tanto física como psíquicamente. Es muy efectiva en tratamientos de relajación, estrés, insomnio y baja autoestima.

1.07.2017

ENVEJECER


En la actualidad se da mucha importancia al aspecto físico, ser joven o parecerlo es importante para conseguir metas y triunfos. Las multinacionales de la cosmética son las encargadas de dar estos mensajes, ya no nos podemos conformar con lo que somos sino en lo que quieren que seamos.

Envejecer es un proceso natural pero por desgracia no siempre se está de acuerdo con la propia edad, nos defendemos contra sus manifestaciones naturales mientras le exigimos algo que de por sí no nos puede dar.  A medida que se va envejeciendo los placeres corporales van escaseando, van apareciendo enfermedades, debilitamiento de los sentidos, relajación de los órganos, surgen dolores que a menudo provocan que las noches se sientan largas y angustiosas, estamos supeditados a los demás y la vida que antes era tan autónoma cada vez se vuelve más dependiente. Todos estos inconvenientes que aparecen a una edad avanzada no pueden negarse porque son una amarga realidad, pero sería penoso y triste ceder únicamente a ese proceso de decadencia y no ver que también la senectud tiene sus cosas buenas, sus ventajas, sus fuentes de consuelo y sus alegrías.

Hay un lado positivo en la vejez y es el recuerdo de una vida, imágenes que continúan viviendo en nosotros a las que al reducir nuestra actividad, damos una dimensión muy diferente a la concedida hasta entonces. En esta etapa, los recuerdos se liberan de la memoria para revivir hechos del pasado que proporcionan tristeza y alegría muchas veces nostálgica, pero no por esto angustiosa. Los recuerdos aportan placidez ya que expresan vivencias del pasado y buscan sentido a la vida para conseguir vivir de acuerdo con la propia edad y evitar caer en el ridículo, de  pretender representar e imitar comportamientos de la juventud.

Quien ha llegado a la vejez ha de tener, como los más jóvenes, una tarea que dé coherencia y sentido a su existencia pudiendo ser tan valiosa como cualquier otra etapa en el anterior estadio de la vida. No se puede envejecer angustiándose cuando algunas de las capacidades físicas han disminuido, con los cambios físicos que se originan o con temor a la muerte. Un anciano que odia y teme la vejez y que vive afligido por la pérdida de la juventud, no es un digno representante del ciclo de su vida. Para vivir de acuerdo en la etapa de la ancianidad, hay que vivir en relación con la edad que se tiene, con todo lo que ésta  comporta y tomando conciencia que será necesario llevar a cabo ciertas renuncias.

La ancianidad muchas veces aporta inconvenientes y dolencias pero tiene también sus ventajas, una de ellas es la capa protectora que se va construyendo entre nosotros y nuestros problemas y sufrimientos. La edad nos enseña a ser más pacientes, tranquilos y reflexivos, se adquiere un sentido por la historia que no se tuvo en la juventud, apoyándose en las vivencias y sensaciones que se han ido teniendo a lo largo de la vida. Las experiencias nuevas son cada vez menos frecuentes, son prácticas renovadas,  muchas veces son repeticiones de lo ejercitado en etapas anteriores con pequeños cambios que significan algo nuevo y que se viven como auténticas experiencias.

Envejecer de una manera digna y mantener siempre una actitud o sabiduría conveniente a nuestra edad es un arte que muchas veces resulta difícil. No saber envejecer de forma natural no siempre depende del anciano, sino que muchas veces es el ambiente  social en el que vive el responsable de sus frustraciones. A menudo al anciano se le ve como a alguien caduco, incapaz de comprender los avances sociales y tecnológicos que aparecen en cada momento, esto propicia que se les aleje emocionalmente de su entorno obviando su propia historia. La experiencia y los valores que se han ido adquiriendo a lo largo de la vida permiten conocernos mejor, proporcionan confianza y prudencia, ayudándonos a sentirnos cómodos a pesar de sufrir desengaños.

Para envejecer saludablemente, sin complejos y en armonía es necesario llevar una vida coherente con uno mismo, saber cuales son nuestras mejores cualidades y desarrollarlas aunque no gusten a nuestro entorno más inmediato, saber rectificar comportamientos nocivos sin que nos produzcan frustraciones, ser objetivos y llevar una vida saludable tanto física como psíquica. Esto entre otras cosas, nos ayudará a envejecer de forma natural y serena en algún momento nostálgica, pero sin miedo.


Georgina Bermejo



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.